Manuel José Cárdenas

Grupo Bancóldex

Manuel José Cárdenas
Opinión
POR:
Manuel José Cárdenas
marzo 03 de 2015
2015-03-03 03:59 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

El presidente Santos en la conmemoración de los 24 años de Bancóldex manifestó que si las circunstancias cambian, las instituciones tienen que acoplarse a esas nuevas circunstancias. Por eso considero como muy importante participar en la “graduación” de Bancóldex, como banco de desarrollo para cumplir esas nuevas funciones.

Hay que recordar que los cambios institucionales para atender a las nuevas circunstancias no empezaron ahora, sino cuando se creó en 1967 el Fondo de Promoción de Exportaciones (Proexpo), durante el gobierno del doctor Carlos Lleras Restrepo, el cual se transformó en 1990 en Bancóldex, Proexport y Fiducoldex. O con la creación del Instituto de Fomento Industrial (IFI) en 1940, que en el 2003 fue absorbido por Bancóldex. O con la transformación este año de Proexport en ProColombia.

Como lo sostiene Dou- glas C. North, el cambio institucional no es en sí mismo bueno o malo, sino en la medida que estimula el crecimiento y no provoca el estancamiento. Hacer referencia a la historia es importante, no solo porque permite aprender del pasado, sino porque el presente y el futuro están conectados al pasado por obra de la continuidad dinámica de las instituciones de la sociedad colombiana. Lo que se debe considerar es el modo como la economía evoluciona a lo largo del tiempo, la inclinación de una sociedad a adquirir conocimientos y aprender a inducir innovación, a correr riesgos y a mantener una actividad creadora, así como a resolver problemas. Es lo que él llama eficiencia adaptativa de los cambios institucionales.

La estrategia adoptada por Bancóldex se encuentra dentro de este concepto de eficiencia adaptativa y busca prestarle un mejor servicio a las empresas del país que quieran crecer, profundizar su modelo de negocio, vencer el miedo de competir y asumir posiciones propias, a través de las siguientes palancas de crecimiento empresarial: 1. Pasar de lo local a lo nacional (escalamiento empresarial). 2. Insertarse en las cadenas globales de valor (Inserción global). 3. Crecimiento extraordinario (Crecer exponencialmente) 4. Bancóldex capital (Capital de riesgo). 5. Transformación con capital inteligente (Inversión y transformación). 6. Expansión internacional (Multilatinas).

Desafortunadamente durante el foro se dedicó demasiado tiempo a la presentación de casos, explicados por sus propios gestores, de empresas que vencieron el miedo a competir en condiciones que parecían desfavorables, y muy poco a la explicación en detalle de la forma como van a operar las palancas de crecimiento empresarial anunciadas. Aunque se quiso poner el énfasis en el enfoque, es indispensable entrar en los detalles y en la manera en que los empresarios pueden acceder a estas palancas, bien sea con instrumentos tradicionales (crédito, recursos no reembolsables y asistencia técnica) o con instrumentos nuevos (financiación para compra de activos en otros países, coinversiones minoritarias en fondos de capital privado, ayuda con los corresponsales bancarios del Banco en otros países, etc.). Fue una oportunidad que se perdió y que va a hacer muy difícil repetir, dado que la respuesta a la convocatoria fue muy grande y los asistentes a la reunión representaban a la mayoría de las regiones del país.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado