Manuel José Cárdenas

Incentivos a las exportaciones

Manuel José Cárdenas
Opinión
POR:
Manuel José Cárdenas
septiembre 28 de 2015
2015-09-28 12:41 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

En Gobierno Nacional, por medio del Decreto 1289 de 2015, trasladó al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), considerando que son más propias de esta cartera, el manejo de las políticas relacionadas con la existencia y funcionamiento de los Sistemas Especiales de Importación y Exportación, zonas francas, sociedades de comercialización internacional, zonas especiales económicas de exportación y demás instrumentos que promuevan el comercio exterior. Dichas funciones estaban en cabeza de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).
Aunque se estima correcto este cambio, surgen dudas sobre la forma como el MinCIT está haciendo uso de estas nuevas facultades.

En primer término, por medio del Decreto 1300 del 18 de junio de 2015, modificó el procedimiento para solicitar la declaratoria de existencia de las zonas francas, y se dictaron otras disposiciones relacionadas con dicho régimen, pero sin haber entrado en vigencia el decreto, el Ministerio ya propuso su modificación, y, en ese sentido, ha colocado un nuevo proyecto en su página web.
De otra parte, ha puesto a discusión un proyecto de decreto modificatorio del régimen las Sociedades de Comercialización Internacional, que no tiene en cuenta la naturaleza y características de estas sociedades, establecidas por la Ley 67 de 1979, y, que por tratarse de una ley marco, tiene que respetar, pues como lo ha dicho la sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado, en las leyes marco la Rama Legislativa define los principios y criterios generales, entre los cuales el Ejecutivo debe dictar reglamentos encargados de desarrollarlos. (Consejo Ponente: Augusto Trejos Jaramillo. Abril 6 de 2000. Radicación número 1255).
Al respecto hay que recordar que, con el fin de hacer posible las exportaciones de las pequeñas y medianas empresas, que no podían realizarlas por sí solas, y hacerlas menos vulnerables a los vaivenes del comercio internacional, se estableció, por medio del Artículo 1 de la Ley 67 de 1979, que se pudieran otorgar incentivos especiales a las Sociedades de Comercialización Internacional que exportaran productos colombianos.

Además, se permitió a dichas compañías realizar la importación de bienes o insumos, bien sea para abastecer el mercado interno o para la fabricación de productos exportables. Para inducir a los productores a que a que utilizaran a las comercializadoras, y superar la discusión sobre la forma de repartirse los incentivos, se crearon estímulos diferentes para el exportador y productor, y se señaló, como regla de oro, que a partir del momento de la entrega del bien al exportador, se presumía hecha la exportación y el productor podía beneficiarse de los incentivos a la exportación.

Como constancia de esta operación, se estableció que la sociedad de comercialización debería expedir un certificado al proveedor.

El proyecto de decreto que se encuentra en discusión, desvirtúa el propósito inicial de estas sociedades, al permitirles realizar toda clase de operaciones de comercio exterior, y aunque establece que prioritariamente las orientarán hacia la promoción y comercialización de productos colombianos en los mercados externos, es evidente que su objetivo fundamental de apoyar a las pequeñas y medianas empresas, que fue el propósito central de la ley marco, queda en segundo lugar.

Le da más importancia a la comercializadora que al productor. Además, no establece claramente cuáles son las ‘operaciones de comercio exterior’ que puede realizar.

Manuel José Cárdenas

Consultor internacional
emece1960@yahoo.com


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado