Manuel José Cárdenas
columnista

La historia del mañana

Acaba de llegar a las librerías de Bogotá, la traducción al español del libro del israelí, Yuval Noah Harari, Homo Deus: breve historia del mañana.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
diciembre 03 de 2017
2017-12-03 05:04 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Acaba de llegar a las librerías de Bogotá, la traducción al español del libro del israelí, Yuval Noah Harari, Homo Deus: breve historia del mañana, el cual es la continuación de su obra Sapiens. De animales a dioses: una breve historia de la humanidad. Harari no es un historiador tradicional, sus libros hacen un repaso del devenir humano. Están escritos con rigor e irreverencia ilustrada. Quizás por ello, algunos de sus críticos lo tildan de sensacionalista. El éxito de estos lo han convertido en una celebridad.

En su primer texto, Harari examina la historia de la humanidad desde el principio de la evolución del Homo sapiens, en la Edad de Piedra, hasta las revoluciones políticas del siglo XXI. Su argumento principal es que el Homo sapiens, que es el ser humano actual, domina el mundo porque es el único animal capaz de cooperar flexiblemente en muchos aspectos, gracias a su capacidad de crear entes que existen solo en su propia imaginación, tales como dioses, naciones, dinero y derechos humanos.

En su segundo libro, examina el curso de la historia a partir del momento en el que la humanidad se ha adueñado del planeta e indaga qué futuro nos puede esperar, si es que la humanidad tiene futuro. Afirma que el ser humano enfrentará en este siglo una serie de desafíos, cada vez más extraordinarios. Tendrá más poder, incluso para diseñar la vida. Antiguamente, pensábamos que eso era facultad de Dios.

A través de la historia hemos visto muchas revoluciones, pero el ser humano permanece. Tenemos el mismo cuerpo, cerebro y mente. Pero, en el siglo XXI, es probable que, por primera vez, la mayor revolución esté en nuestra propia mente. Usaremos la biotecnología y los computadores para potenciar al hombre y transformarlo en dios. Esto no es una metáfora. Después de 4.000 millones de años, en los que la biología se basó en compuestos orgánicos y evolucionó de acuerdo con las leyes de la selección natural, hoy podríamos ver vida no orgánica, que evoluciona con un diseño inteligente. En este siglo, los computadores y los seres humanos empezarán a diseñar seres vivos que serán una combinación de partes orgánicas e inorgánicas. La fusión entre humanos y computadores daría origen a los cyborgs, que nos permitirán tener mejor memoria y crear una interfaz directa entre cerebro y máquina.

Pese a los avances, se podrían profundizar los males de la sociedad. Así como en el siglo XIX vimos el surgimiento de una clase completamente nueva, el proletariado urbano, hoy vemos el nacimiento de una masiva clase de personas que no son útiles. No hay ningún nobel de economía o ideología política, que pueda dar respuestas a esto. Este será el principal desafío político y económico del siglo.

En uno o dos siglos, el Homo sapiens se extinguirá. Será potenciado a través de la fusión con los computadores para formar seres distintos a nosotros. Más y más vidas serán conducidas por una realidad virtual, y más decisiones serán tomadas por algoritmos computacionales. Estamos cerca del momento en el que podremos insertar chips en nuestro cuerpo y crear esa fusión. ¿Debemos los colombianos preocuparnos por estos temas?

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado