Manuel José Cárdenas
columnista

Las nuevas reglas de juego

La disrupción digital es una realidad imposible de negar. Esta cuestiona la esencia misma de los sistemas económicos, sociales y políticos vigentes.

Manuel José Cárdenas
Opinión
POR:
Manuel José Cárdenas
agosto 22 de 2016
2016-08-22 09:27 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

La disrupción digital es una realidad imposible de negar. Esta cuestiona la esencia misma de los sistemas económicos, sociales y políticos vigentes. (Destructive es un término inglés que se utiliza para nombrar a aquello que produce una ruptura brusca). Tiene consecuencias profundas, especialmente en la economía y en las empresas. La llegada de nuevos competidores con modelos completamente diferentes, la creciente importancia de la gratuidad y la colaboración masiva, y, sobre todo, el poder que hoy tienen los clientes, espectadores y ciudadanos está transformando, de manera radical, el mundo en que vivimos. Se conoce como la cuarta revolución industrial, que implica que cada vez más la economía va hacia la conexión entre lo digital y lo físico.

Por eso no es de extrañar que este tema se haya tomado el Primer Congreso Empresarial Colombiano, que se realizó en Cartagena, en días pasados, a propósito de la 72 Asamblea Nacional de la Andi. Hay que felicitar a Bruce Mac Master, presidente del gremio, por esta iniciativa y la calidad de conferencistas internacionales y nacionales que invitó para explicar el alcance de dichas transformaciones.

Los empresarios y el Gobierno quedaron notificados de que hay nuevas reglas de juego que deberán usar para hacer a las empresas más productivas, competitivas y que estén en mejores condiciones para incorporarse a las cadenas mundiales de valor.

En lo que se refiere al Gobierno, hay que tener una sola estrategia, cosa que no sucede hoy. Por un lado, está la Política de Desarrollo Productivo (PDP), que la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, presentó en- el congreso de Andi, basada en la regionalización y las cadenas de valor.

De otra, están las acciones que el MinTIC está adelantando para apoyar a los empresarios en el proceso de digitalización. Estas deberían vincularse a la PDP y concentrarse en las seis cadenas de valor que esta ha identificado para apoyar a las regiones (químicos, sistema moda, metalmecánica, agroalimentos, industrias 4.0 como BPO y software, y turismo).

Igualmente, los siete ejes que propone la PDP para impulsar las cadenas de valor (transferencia de tecnología, innovación y emprendimiento, financiamiento, capital humano, calidad, encadenamientos y comercio exterior) deberían evaluarse con el componente de la digitalización. En estas circunstancias, dicha Política debería constar de tres elementos: regionalización, acceso a las cadenas de valor y digitalización. Sería bueno aclarar qué va a pasar con el Programa de Transformación Productiva, que contempla el apoyo a 20 sectores y tiene una dimensión nacional y no regional.

En lo que se refiere a los empresarios, resulta fundamental que ellos aprovechen la tecnología para transformar su modelo de negocios, no importa si las empresas producen bienes o servicios del mundo físico. Como lo dijo el ministro de las TIC, David Luna, en dicho evento “las empresas con alta conciencia de la transformación digital se adaptan mejor a los cambios y están teniendo retornos económicos más altos que las compañías que dejan de lado la adopción de tecnología”.

Queda también pendiente el diseño, al más alto nivel, de un nuevo marco institucional único que coordine al sector público y privado y exija una revisión de cuentas.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado