Manuel José Cárdenas

Nueva visión de Ecuador

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
mayo 28 de 2013
2013-05-28 04:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

El pasado 24 de mayo, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, inició su segundo periodo presidencial, hasta el 2017. Este es un hecho inédito en la historia política de Ecuador, pues entre 1996 y el 2006 siete presidentes fueron derrocados. En estos años, la inestabilidad política fue total. ¿Cómo logró Correa que cambiara esta situación?

Ciertamente, esos cambios no se deben al ejercicio de la democracia tradicional, la división de poderes ni al pleno reconocimiento de las libertades públicas, pues por estos aspectos la actuación del Gobierno ha sido ampliamente criticada.

Sus grandes realizaciones son el fruto de una nueva y revolucionaria orientación de la política económica y social, en el concepto de que la economía no es una ciencia exacta, sino una ciencia social, que, como tal, no debe estar basada en la protección de los intereses del capital, sino en la sociedad en su conjunto.

Estas políticas le han permitido superar, con más éxito que otros países de la región, la crisis financiera mundial del 2009 y presentar indicadores positivos en materia de crecimiento económico, disminución de la desocupación y reducción de las desigualdades. También han hecho posible que haya sido reelegido en primera vuelta, con una votación de 57 por ciento, y tenga una oposición dividida que no le va a hacer mella a sus planes de Gobierno.

El plan de desarrollo para este periodo considera que para que el país pueda dar un salto adelante, que les permita consolidar los resultados alcanzados hasta el presente, debe hacer un esfuerzo formidable para fomentar el talento humano, con el fin de pasar de una economía de recursos finitos o escasos, basada en la extracción de recursos naturales, a una economía de recursos infinitos, fundamentada en conocimiento, ciencia y tecnología. Correa sostiene al respecto que en el siglo XX países que tuvieron estos elementos “hicieron florecer el desierto”, mientras que los que carecían de ellos “desertificaron hasta el país más florido”.

De ahí que los planes del nuevo Gobierno sean poner más énfasis en el desarrollo de estas políticas a través de la creación de un gran complejo de educación científica y un programa de becas. Este proyecto ha permitido que, hasta el momento, cerca de 5.000 jóvenes ecuatorianos estén en las mejores universidades del mundo.

Asimismo, se adelanta el programa ‘Prometeo’, que busca que los mejores cerebros a nivel mundial vengan a los centros de investigación de Ecuador.

De otra parte, se está adelantando el proyecto ‘Yachay, la ciudad del conocimiento’, que es considerado el más importante de la historia de Ecuador.

Se trata de la Universidad de Investigación de Tecnología Experimental, Yachay, que tiene como misión promover la investigación científica, y la generación y difusión del conocimiento para resolver necesidades en un ambiente interdisciplinario, con el objeto de formar profesionales creativos e innovadores, de alta calidad humana, que contribuyan proactivamente al fortalecimiento de las capacidades sociales, y al desarrollo de país y de la región.

La buena situación económica de Ecuador contrasta con la mala de Venezuela, porque a pesar de tener una concepción política similar, esta última tiene una visión populista del desarrollo. Le ha dado al pueblo pescado, pero no le ha enseñado a pescar.

Manuel José Cárdenas

Consultor privado

emece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado