Manuel José Cárdenas

El paquete de Bali

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
diciembre 23 de 2013
2013-12-23 04:40 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Con gran euforia de los 159 países participantes, el pasado 7 de diciembre terminó la 9a Conferencia Ministerial de la OMC, con la aprobación de varios acuerdos para liberalizar el comercio a nivel mundial. Este optimismo es explicable frente al frustrante proceso de negociaciones comerciales multilaterales, iniciado en el 2001 en la Ronda de Doha y que hasta ahora se había quedado en tablas ante la diversidad de intereses en juego.

Los partidarios califican de histórico este acuerdo, que algunos expertos calculan, supondrá un incremento de un billón de dólares en la economía mundial, y grupos antiglobalización critican, pues beneficia principalmente a las grandes corporaciones.

La Declaración Ministerial de Bali comprende acuerdos limitados en materia de facilitación del comercio, agricultura y ayuda al desarrollo, particularmente para los países más atrasados, pero el grueso del programa de Doha queda pendiente. Por eso se encomendó al Comité de Negociaciones Comerciales que prepare, en los próximos 12 meses, un plan de trabajo claramente definido sobre las cuestiones restantes.

Se aprobó un acuerdo para la facilitación del comercio con miras a agilizar aún más el movimiento, el levante y despacho de aduanas de las mercancías, incluidas las que están en tránsito, así como reconocer las necesidades de los países en desarrollo.

La pregunta que surge es si esos compromisos son más o, menos, avanzados que los adquiridos en estas materias en los tratados de libre comercio, y cómo se van a compatibilizar los unos con los otros, tanto más cuando no se indican cuáles primarán, a no ser que se traten de los compromisos adquiridos en uniones aduaneras, a las cuales se les autoriza a adoptar enfoques regionales, e incluso a establecer órganos regionales y recursos ante estos.

Teniendo en cuenta que la OMC debe buscar como eje central de sus negociaciones una reforma a la agricultura, haciendo énfasis en la eliminación de elementos distorsionantes como las ayudas internas y los subsidios a las exportaciones en beneficio del comercio multilateral de productos agropecuarios, lo alcanzado en Bali es muy limitado. Solo se logró el compromiso político de todos los miembros de la OMC de “ejercitar la mayor autorestricción con respecto al recurso a subsidios a la exportación”. Es una declaración, que su incumplimiento no genera ninguna sanción.

En materia de comercio electrónico, que es un tema que ha venido promoviendo Colombia en diferentes foros, tampoco se adquirieron compromisos concretos, excepto en lo que tiene que ver con la obligación de que los Miembros mantengan su práctica actual de no imponer derechos de aduana a las transmisiones electrónicas hasta próximo periodo de sesiones de la Conferencia Ministerial. Solo se definió un programa de trabajo para continuar analizando, entre otros temas, las oportunidades y dificultades de acceso al comercio electrónico que tienen las microempresas y las pymes, incluidos los pequeños productores y proveedores. También se incluyen en el plan de trabajo el análisis de aspectos relacionados con la infraestructura, la protección de los datos confidenciales, la privacidad y protección del consumidor.

Manuel José Cárdenas

Consultor internacional

emece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado