Manuel José Cárdenas

Retos del sector turístico

Manuel José Cárdenas
Opinión
POR:
Manuel José Cárdenas
marzo 24 de 2015
2015-03-24 01:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

En lo que va corrido del año, son múltiples los foros, tanto a nivel interno como internacional, en los cuales se han destacado los avances de Colombia en materia turística. El número de visitantes extranjeros pasó de 2,3 millones a 4,2 millones en el 2014, el crecimiento de la inversión extranjera en el sector ascendió a 230 por ciento y se han multiplicado las habitaciones hoteleras y los restaurantes de calidad.

En ello ha influido la estabilidad política y la salud económica que goza el país y la decisión gubernamental de ver al turismo como una herramienta de crecimiento, particularmente a partir de la expedición de la Ley 300 de 1996. Todo esto ha hecho que se mire a Colombia como un destino importante, y que la Organización Mundial de Turismo (OMT) celebre en septiembre su Asamblea Anual en Medellín.

Sin embargo, no debemos darnos por satisfechos con los logros alcanzados si se tiene en cuenta que más 1.100 millones de turistas se movieron el año pasado en el mundo y tenemos que participar, cada vez más, en esas cifras, más cuando solo en América Latina, México participó con 29 millones, Argentina y Brasil con 6 millones, y países como República Dominicana, con 5 millones.

La magnitud del atraso se puede medir con los datos tomados del Reporte de Competitividad de Viajes y Turismo de 2013 del Foro Económico Mundial (FEM). Colombia se ubicó en la posición 84 entre 140 países. Ocupó el séptimo puesto entre diez países de Suramérica, situándose por debajo de Brasil (51), Chile (56), Uruguay (59), Argentina (61), Perú (73) y Ecuador (81). Por subíndices, Colombia perdió 11 puestos en los aspectos relacionados con el ambiente de negocios y la infraestructura, al pasar de la posición 92 en el 2011 al 103 en el 2013.

En las Bases del Plan de Desarrollo 2014-2018, se identificaron los siguientes problemas relacionados con el desarrollo de la actividad y su materialización en las regiones: 1) baja calidad de los servicios turísticos, que impide cumplir con estándares internacionales; 2) deficiencias de la planta turística, así como de la infraestructura que limita el desarrollo de destinos turísticos; 3) bajos niveles de conectividad aérea, marítima, fluvial y digital entre las regiones; 4) limitada aplicación de políticas nacionales en las regiones e inaplicabilidad de planes de desarrollo turístico a nivel local; 5) ausencia de coordinación entre las entidades del orden nacional en torno a las políticas del sector, y 6) pérdida de articulación y manejo de los recursos públicos por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Para superar estas limitaciones, no basta adoptar las medidas institucionales tradicionales para mejorar la competitividad del país y del sector. Hay que tener en cuenta, como lo sostuvo Taleb Rifai, secretario general de la OMT, en el discurso que pronunció en la apertura de ITB, Berlín, el 3 de marzo pasado, que las nuevas tecnologías están cambiando la sociedad y reconfigurando el sector turístico, haciendo que el poder pase de los gobiernos y las empresas a los ciudadanos y los consumidores. Sobre esto último, subrayó tres grandes tendencias: la aparición de nuevos modelos de negocio, la necesidad de rendir cuentas y el valor de nuestra responsabilidad compartida.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado