Marco A. Llinás Vargas

La competitividad es local

Marco A. Llinás Vargas
POR:
Marco A. Llinás Vargas
mayo 06 de 2012
2012-05-06 10:50 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb5d5a7d01f.png

Si había alguna duda de que la competitividad es local y de que es a este nivel donde debe estar ocurriendo la mayor cantidad de ‘acción’ en materia de la agenda de competitividad del país, esta quedó totalmente disipada con la visita de Michael Porter, la semana pasada.

Porter exaltó los avances que había hecho Colombia al montar una arquitectura institucional para abordar una agenda de competitividad, que se tradujo en el establecimiento del Sistema Nacional de Competitividad –ahora Sistema Nacional de Competitividad e Innovación (SNCeI)–.

En esta misma línea, comentó que si bien el nivel nacional del SNCeI estaba funcionando adecuadamente a través del trabajo de su comité ejecutivo mixto –en el cual participan, por el lado público, la Alta Consejería para la Gestión Pública y Privada, el Ministerio de Comercio, el DNP y Colciencias, y por el privado, Confecámaras y el Consejo Privado de Competitividad–, ahora los mayores esfuerzos debían concentrarse en fortalecer el nivel regional del SNCeI, representado por las Comisiones Regionales de Competitividad (CRC).

No se cansó de repetir que estas CRC eran críticas para articular el trabajo público-privado en materia de competitividad. Más aún, afirmó que estas CRC no eran espacios de segundo nivel en el sistema, sino lo contrario, quizás más importantes que las instancias del nivel nacional.

Si había alguna duda en el país de que –en aras de fortalecer el nivel regio- nal– los departamentos deben concentrar la mayor parte de sus energías en trabajar sobre sus apuestas productivas, también quedó disipada con la venida de Porter.

El Profesor insistió en que las regiones, y los departamentos en particular, deben tener una estrategia en materia de competitividad, que implica escoger las apuestas sobre las cuáles se deben concentrar los esfuerzos público-privados.

Aquellas regiones o departamentos que le están apostando a todo, o a muchos sectores, simplemente no tienen una estrategia.

Ahora bien, esta escogencia no debe ser aleatoria, sino que debe corresponder, en primer lugar, a una propuesta de valor del departamento basada en las fortalezas intrínsecas del territorio.

Es decir, la escogencia de clusters debe responder a esos endowments que le otorgan un diferencial competitivo único a ese departamento frente a otras regiones del mundo.

Una segunda consideración al momento de escoger es trabajar sobre lo que hay. Porter insistió en que no se debe tratar de crear clusters, sino de fortalecer aquellos con que ya cuentan los departamentos.

Con estas dudas disipadas, surgen varios retos para las regiones y para el SNCeI.

Primero, el desafío de generar dinámicas de trabajo público-privado sobre las apuestas productivas de los departamentos. Habrá que coordinar al sector privado detrás de las apuestas y al sector público para diseñar e implementar hojas de ruta que busquen incrementar la productividad de estos clusters.

Segundo, será clave aprovechar los recursos de regalías para ejecutar proyectos que apoyen las dinámicas de las apuestas de los departamentos. Esto garantizará que se siembre la bonanza minero-energética y no que solo se cumpla con el afán de ejecutar los recursos de regalías. Por último, nada de lo anterior será posible si los empresarios no asumen mayor compromiso y más participación en las CRC.

Marco A. Llinás Vargas

Vicepresidente, Consejo Privado de Competitividad

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado