María Claudia Lacouture
análisis

Buenas noticias de Pascua para el turismo

Este sector se consolidó: es la tercera industria que más atrae divisas, después de petróleo y carbón, por encima del café, flores y banano.

María Claudia Lacouture
Opinión
POR:
María Claudia Lacouture
marzo 31 de 2016
2016-03-30 08:09 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c83a088c2.png

Dos noticias alentadoras para el turismo colombiano se dieron a conocer en la semana de Pascua. Los resultados de la balanza de pagos indican que en los últimos cinco años la inversión extranjera en el sector hotelero se multiplicó en valor y generación de empleo, y que impactó todos los eslabones del turismo, desde la infraestructura hasta los servicios más básicos.

El crecimiento sostenido del turismo en Colombia nos deja frente a la oportunidad –y necesidad– de ofrecer productos y servicios de mayor calidad y valor agregado. El turismo es el sector de la economía que más se consolidó y ganó relevancia en los últimos años: hoy es la tercera industria que más atrae divisas, después del petróleo, el carbón y los otros minerales, y por encima de productos tradicionales como café, flores y banano.

Ahora, Colombia es reconocida en el exterior como un destino diferente, uno de los más atractivos para visitar en América Latina y, según los propios empresarios extranjeros y la Organización Mundial del Turismo (OMT), con el mayor potencial de crecimiento.
La inversión en infraestructura es la clave para hacer más competitiva la industria, incluyendo hoteles y operadores, para alcanzar los niveles que los viajeros internacionales de mercados emisivos sofisticados encuentran en países como Perú y México.

A medida que crece el turismo en Colombia y gana importancia, se hace más imperativo ofrecer productos de valor agregado.

Las grandes ciudades colombianas lograron un crecimiento significativo y esa tendencia se mantendrá, pero las secundarias y otras más pequeñas se están convirtiendo en grandes oportunidades para invertir en infraestructura, porque tienen interés en desarrollar su oferta, y eso requiere obras, mejores operadores y hoteles con calidad.

Colombia tiene nueve ciudades con más de 500.000 habitantes y 37 con más de 250.000, lo que ha ayudado a redistribuir su crecimiento y el desarrollo económico. Se espera que en el 2020, 14 tengan una población de más de 500.000 personas.

El Gobierno adelanta una estrategia de diversificación para la atracción de turistas y desarrollo de infraestructura requerida, dando prioridad a la identificación de oportunidades en ciudades llamadas de nivel 1, 2 y 3, que están en pleno desarrollo, con claro interés de satisfacer la demanda de los viajeros internacionales.

En ese sentido, mediante el Decreto 463 de marzo de 2016, se modificó la aplicación del beneficio sobre exención de renta por 30 años, aplicable para nuevos hoteles construidos antes del 31 de diciembre del 2017, que permite que accedan al beneficio los nuevos hoteles que, aunque no terminen la construcción antes del 31 diciembre del 2017, cumplan con al menos el 61 por ciento de construcción.

En los últimos cinco años se incrementó la inversión en capitales tradicionales como Cartagena, Medellín, Cali y Bogotá, sin embargo, algunas de las cadenas más representativas también llegan a localidades más pequeñas como San Andrés, Santa Marta, Pereira, Manizales, Valledupar e, incluso, La Guajira y Yopal.

Colombia tiene gran potencial de inversión en diversos nichos que pueden generar más empleo, como lujo, el turismo corporativo, bienestar, naturaleza, sol y playa, entretenimiento y hoteles urbanos, sectores en los que ProColombia tiene identificados inversionistas interesados de varios mercados, entre ellos Estados Unidos, España y el Triángulo del Norte en Centroamérica.

Existe un gran potencial para desarrollar la hotelería de lujo, ya que hay menos de 30 hoteles en ese nivel que se concentran en Bogotá y Cartagena. Hoteles con todo incluido, o complejos de golf, aprovechando los atractivos naturales, y las experiencias en productos culturales, gastronómicos, náuticos y de compras son opciones válidas.

La inversión en ‘ecolujo’ y hoteles ecolodge son de alto interés, debido a que Colombia tiene 53 millones de hectáreas de bosques naturales, 22 millones de hectáreas de sabanas, además de zonas áridas, páramos, nieves perpetuas y los humedales.
Centros de talasoterapia, hidroterapia, de bienestar/spas, en consonancia con las tendencias mundiales, son buenas alternativas. Colombia tiene una rica flora y fauna, la biodiversidad y los diferentes climas favorecen el desarrollo de este tipo de negocios.

Los centros urbanos más poblados requieren una amplia gama de habitaciones por la alta dinámica comercial y de negocios, más ahora que el país se posiciona como destino de congresos y convenciones en América Latina.

Hay una gran oportunidad para construir parques temáticos, lugares de entretenimiento y oferta complementaria para atender eventos.

Es necesario aumentar el número de empresas/productos y servicios como transporte, tecnología, restaurantes, centros comerciales y operadores turísticos, entre otros, para atender la demanda. Las ciudades más pequeñas no cuentan con los estándares internacionales para las diferentes categorías.

La devaluación del peso colombiano es ahora una ventaja que tiene Colombia para promover el turismo y para buscar inversión extranjera directa. Es importante crear una estrategia con toda la industria para ofrecer productos de valor agregado, proyectos y planes turísticos atractivos para los viajeros y los inversores internacionales.

María Claudia Lacouture
Presidenta de ProColombia.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado