María Lucía Castrillón

Colombia necesita ser CoOL

María Lucía Castrillón
POR:
María Lucía Castrillón
agosto 01 de 2013
2013-08-01 01:10 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7ba5983781.png

Hace unas semanas, el sector papicultor colombiano decidió protestar, entre otros, contra los acuerdos de libre comercio, aduciendo que la papa importada es de menor costo y que esto ha generado una disminución en el consumo del producto nacional.

Aunque esta protesta resultó en una negociación entre los líderes del paro y los altos funcionarios del Gobierno, (liderados por el entonces ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo), en la que se estimó que se les entregará no menos de 40.000 millones de pesos por concepto de ayudas, creemos que los consumidores colombianos podemos hacer más.

La papa colombiana es de excelente calidad.

Cualquiera que haya intentado preparar un caldo en el exterior puede dar fe de lo anterior.

Aún si su precio fuera superior, ¿no preferiría usted comprar papa nacional en lugar de la importada, y de esta forma hacerse a un producto de extraordinaria calidad cuya compra beneficia a 100 mil familias que viven de este producto en el país?

Creemos que una amplia mayoría de colombianos respondería afirmativamente. Entonces, ¿por qué ha crecido el consumo de la papa importada?

Es posible que una de las razones sea la falta de información que tenemos los colombianos sobre el país de origen de este producto.

En los supermercados no se especifica cuál papa es nacional y cuál importada. Luego, es factible que el consumidor haga la compra pensando que está adquiriendo un producto nacional.

Si existiera un sello de origen para este y muchos otros productos, los consumidores podríamos tener un elemento de juicio adicional para decidir nuestra compra.

¿No le gustaría saber que los bananos que consume a diario son de Haití y no de la región del Urabá?

Algunos pensarán que esta es una medida proteccionista o contraria al libre comercio. Pero no. De hecho, la Organización Mundial del Comercio promueve iniciativas que busquen brindarle mayor información al consumidor sobre la procedencia de los productos. Se denomina CoOL, (Country of Origin Labelling -Etiqueta de país de origen-) y ha sido adoptada por naciones como: Estados Unidos, Bélgica, Canadá, Egipto, Argentina, Chile, Israel, Japón, entre otros.

Recientemente, la Asociación de Horticultura de Nueva Zelanda publicó una lista de los países que aplican CoOL y los no CoOL. Entre los no CoOL se encuentran: Colombia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Malasia, Nueva Zelanda y Filipinas.

En la actualidad, Colombia está desarrollando un sello de denominación de origen nacional. Por el momento, su foco son 18 productos distintivos (sombrero aguadeño, queso de Paipa, café de Nariño, entre otros) para su posicionamiento internacional.

Eventualmente, este sello debería servir para todo tipo de productos que se vendan fuera y dentro del país con el fin de dotar a los consumidores de mayor información respecto al origen de lo que compramos.

Necesitamos ser CoOL. Entre tanto, coma colombiano, compre colombiano, sienta a Colombia. Así se construye país.

María Lucía Castrillón

Gerente de Propaís

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado