María Mercedes Moreno

El papel del Ministerio de Ambiente

María Mercedes Moreno
Opinión
POR:
María Mercedes Moreno
agosto 01 de 2014
2014-08-01 12:50 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7cae85206d.png

Esta cartera no puede seguir siendo la que sobra. En el presupuesto de 203 billones de pesos del 2014, el Gobierno destinará “recursos por 623,5 mil millones de pesos para el sector de ambiente y desarrollo sostenible, destinados a fortalecer el manejo ambiental de nuestro país”.

Los colombianos que votamos asumimos el reto de que Juan Manuel Santos puede llevar a buen término los procesos iniciados en su primer mandato, corrigiendo los errores del pasado. Tanto los de su Gobierno como el nefasto legado a nivel ambiental y de drogas que dejaron los 8 años de Álvaro Uribe Vélez. Esperamos la resolución del conflicto, unas políticas científicas de drogas y el empoderamiento de una verdadera autoridad ambiental que contribuya a sentar las bases de una paz y prosperidad a futuro.

El éxito de uno de los ejes de los acuerdos en La Habana, el desarrollo integral del campo, depende de que los proyectos productivos se ajusten a la vocación ambiental del país y a las exigencias naturistas de los mercados internacionales. Los logros en materia de drogas también dependen de que la cartera ambiental no licencie la reconversión del narcotráfico al saqueo de los recursos naturales de la Nación, y que se instituya una autoridad ambiental que vele porque la cultura de la ilegalidad y la corrupción no se escapen por esta salida.

Una de las mayores preocupaciones y expectativas de la comunidad internacional frente a Colombia es la salvaguarda de sus recursos naturales. El Ministerio de Ambiente debe ser una carta de presentación del país ante el mundo. Vislumbrar esta cartera como una cuota burocrática, en cuya cabeza pueden más las consideraciones políticas y económicas inmediatas, que la conservación del legado ambiental colombiano, es desconocer el papel de este Ministerio y de Colombia. Es desaprovechar el potencial de promover este valor agregado natural del país ante la comunidad internacional.

Aquellas entidades, entre otras las Naciones Unidas (Pnuma) y las que otorgarán los créditos para la paz y el desarrollo rural ambiental, estarán atentos a la visibilidad y desempeño de dicho Ministerio. Los colombianos también estaremos pendientes de que la ejecución del presupuesto no se reduzca a planes de contingencia in extremis tras los desastres, sino que se invierta en una recuperación sistemática y planificación científica a futuro.

Para que la política de aprovechamiento sea compatible con la política de conservación, se requieren conocimientos, noción de misión y una cartera de peso. La persona que designe Juan Manuel Santos en este Ministerio debe tener criterio y prioridades ambientales para remediar los impactos negativos del histórico mal uso, y planificar el ahorro y utilización eficiente de los recursos. El nombramiento de una máxima autoridad ambiental, con trayectoria y proyección en este ámbito, permitirá coordinar y vigilar sus diferentes entidades y complementar su accionar, sin subordinación, con otros ministerios como los de Agricultura y Vivienda.

María Mercedes Moreno

Coordinadora, Colectivo MamaCoca


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado