María Reina

Los nuevos modelos de negocios

María Reina
Opinión
POR:
María Reina
septiembre 24 de 2015
2015-09-24 03:27 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c3d8d92c3.png

Empresas conscientes, economía colaborativa, valor compartido, B2P son modelos de negocios que exigirán un direccionamiento estratégico con un factor común central: el recurso humano; y surgen del principio de ‘mejores personas logran mejores negocios’, y, por ende, requieren de las organizaciones y de sus líderes una conciencia clara y responsable de la gestión del capital humano.

Con este principio, tenemos las ‘empresas conscientes’, que promueven la prosperidad, o dicho de otro modo, de todos sus stakeholders.

Precisamente, Raj Sisodia, gurú empresarial, quien estuvo recientemente en Colombia como impulsor de esta corriente, sostiene que las empresas conscientes nacen de la necesidad de desafiar la vigencia del modelo económico actual, y con este el aporte de las compañías a todo el ecosistema de sostenibilidad: responsabilidad social, ambiental y económica, y a lo que Porter denominó el valor compartido por su efecto en la sociedad.

Lo interesante de este concepto es que va más allá de lo que ya conocíamos como apoyo a la comunidad, hace énfasis en el ser humano. La integración de stakeholders permite crear sinergias y aprovechar el mundo colaborativo, otra de las tendencias de direccionamiento estratégico, y que pone de manifiesto el ‘compartir más que poseer’. Obliga a los líderes a ser más conscientes, a tener una actitud más empática y, quizá, menos autoritaria, inspirados en una actitud de servicio

La economía colaborativa también, como tendencia imperante en el mundo, busca dar accesibilidad a muchos seres humanos a bienes y servicios a través de plataformas electrónicas, negocio que, de acuerdo con Forbes, crece apresuradamente

Paralelamente, se habla del B2P, reconociendo que los negocios se hacen entre personas y que, independientemente de si se realizan intercambio y transacciones entre compañías (B2B), o directamente con los consumidores (B2C), son los individuos los actores principales, llámense consumidores o vendedores, dando paso a la era del B2P (Business to People).

Lo anterior lleva a promover, como parte del direccionamiento estratégico, una cultura consciente basada en el ser humano. Los valores organizacionales (definidos junto con la misión, visión y objetivos corporativos) exigen una coherencia armónica de la empresa en todo lo que hace.

Es claro que este sentido más humanístico de las organizaciones y sus líderes asume que otros temas tan esenciales ya son una realidad o están previstos, como las buenas prácticas manufactureras, de cultura, servicio al cliente y cadena de suministro.

Como dice Sisodia, una empresa consiente “es una organización, en la que las personas se enorgullecen del trabajo que hacen, ponen a prueba y desarrollan sus aptitudes, se sienten unidas a una misma comunidad de propósito, y lo que hacen les resulta coherente con lo que consideran que es su misión personal en la vida”.

María Reina

Gerente de María Reina Consultores

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado