María Reina

Repensar el concepto de liderazgo

María Reina
Opinión
POR:
María Reina
marzo 27 de 2015
2015-03-27 03:11 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c3d8d92c3.png

A propósito de los 50 años de aniversario de la muerte de Churchill, líder por excelencia, referente en los programas de liderazgo –en mi caso de Columbia University–, vale la pena revisar no solo el liderazgo gubernamental que propone la The Economist, en su pronóstico del 2015, sino el que se requiere para dirigir las empresas en este cambio y transformación de las condiciones de los negocios, como resultado de la digitalización y la globalización.

Sin entrar en debate sobre lo que significa el liderazgo, sí es pertinente reflexionar sobre las características que se le exigen a un líder empresarial en el siglo XXI:

1. Capacidad de servicio: entendiéndose como la disposición para actuar en función del bien colectivo sobre los intereses individuales.

2. Disposición al cambio: cualidad que se considera natural en el mundo de hoy, sin embargo, al trabajar con varias empresas, es muy común encontrar que es difícil para un empresario pensar diferente cuando el modelo del pasado dio muchos y jugosos resultados.

3. Empatía: capacidad para entender a otros, sin necesidad de involucrarse emocionalmente. Varios gurús del management proclaman que esta habilidad del ser humano, más allá de sus competencias y destrezas, será la clave para captar y retener el talento en las organizaciones

4. Ejercer autoridad sin ser autoritario y controlador: ser capaz de influenciar y lograr que otros realicen lo que se requiere para el cumplimiento de los objetivos. El viejo hábito de manipular, controlar, e incluso alterarse, está en decadencia.

5. Pensamiento científico y conocimiento: es el interés genuino de conocer y comprender el entorno de los negocios en el mundo, y en el país de desarrollo. Abarca el conocimiento de los demás y de uno mismo. Un líder debe investigar y observar, estar abierto a esa nueva forma de hacer las cosas y aprender permanentemente sobre temas nuevos.

6. Sensibilidad a la sostenibilidad ambiental: cada líder empresarial debe preguntarse cómo contribuir con el medioambiente para menguar el calentamiento global. Un tema tan sencillo como el manejo del reciclaje, el ahorro de luz y agua no es una práctica de todas las empresas

7. Riqueza y paz interior: la tranquilidad y coherencia entre la mente, el cuerpo y el espíritu dispone a cualquier ser humano a estar bien para hacer el bien.

Churchill no manejó una empresa, sino el imperio británico, y su enseñanza es y ha sido la inspiración de muchos gobernantes; sus frases se aprenden de memoria su legado de visión, pasión y propósito permanece hoy, y si bien son 50 años de su muerte, el mundo ha evolucionado y, por ello, se exigen nuevas cualidades a los líderes empresariales.

La invitación es a abrir el debate sobre este tema y traer a colación algunos de sus pensamientos: “las actitudes son más importantes que las aptitudes”; “la falla de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles, sino importantes”; “tú creas tu propio universo durante el camino”; “un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”; “el éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso, sin desesperarse”.

Maria Reina
Consultora - Socia Talent Partnership
Mariareina1957@gmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado