María Sol Navia V.

Una buena oportunidad

María Sol Navia V.
POR:
María Sol Navia V.
diciembre 06 de 2011
2011-12-06 02:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c47e6cdc6.png

 

La llegada de nuevos gobernantes a los departamentos y municipios del país podemos verla como una oportunidad, a pesar de que algunas de las personas electas cargan con sindicaciones o investigaciones que seguirán su curso y que podrían, en algunos casos, significar la no posesión o el retiro prematuro de sus nuevos cargos.

Sin embargo, teniendo en cuenta que existe un buen número de mandatarios electos con interesantes hojas de vida, con voluntad de trabajar de forma honesta por sus regiones, no podemos menos que considerar que es un momento en el que se abre una ventana de oportunidad para halar el desarrollo regional y nacional, así como diseñar planes visionarios y sostenibles y acciones que permitan que estas mejoren la calidad de vida de sus comunidades, preparándolas para una inserción productiva en la economía y el comercio global a través de los diversos tratados de integración o comerciales que se han firmado o se están negociando con otros tantos países.

Es importante que estos mandatarios asuman su labor con criterio gerencial, simultáneamente con el manejo político que implica un cargo público de elección popular y que tengan una orientación gerencial a su tarea de gobierno, que defina una visión clara de hacia dónde debe dirigirse el respectivo departamento o municipio, especialmente los más grandes, con mayores capacidades de aportes al desarrollo del país.

De esta forma, y consolidando los intereses de los grupos sociales que entrarán a liderar, podrán diseñarse los planes de acción y las políticas públicas que sean de su competencia y que deberán estar enmarcados en plan de desarrollo nacional.

Como elemento constitutivo de una organización administrativa moderna y eficaz, está trazar el mapa de indicadores para cada uno de estos planes y actividades que permita hacer seguimiento de avances y cumplimiento de metas.

La situación que viven la gran mayoría de las regiones por causa del invierno es realmente apremiante, así como lamentable ver que cada vez que se publican los diferentes informes, el avance de las obras necesarias para aliviar o prevenir desastres futuros es poco.

Es pues prioritario enfocarse en estas obras así como en otras requeridas para dotar a los departamentos y ciudades de condiciones que permitan y soporten la competitividad de las empresas.

Otra competencia importante debe ser la habilidad para el manejo de crisis. Lo que ha vivido Colombia con las dos etapas invernales de proporciones inesperadas ha sido una de las mayores crisis y no estábamos preparados.

A los gobernantes regionales les competen los proyectos y obras necesarias para el manejo de este tipo de eventos.

Si bien varias entidades e incluso los mismos partidos se preocupan por dar herramientas a los nuevos mandatarios, las universidades regionales podrían hacer un gran aporte programando capacitaciones que les brinden a estas personas soporte para el desarrollo de su gestión, y estoy segura de que la retribución será muy grande, pues el manejo eficiente de los recursos permitirá profundizar el desarrollo de las regiones y el bienestar de sus comunidades.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado