María Victoria Angulo

Calidad educativa: prioridad de todos

María Victoria Angulo
POR:
María Victoria Angulo
diciembre 12 de 2013
2013-12-12 03:13 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb61310679c.png

Pisa es la mayor prueba internacional educativa que existe hoy en día para medir y comparar los conocimientos y habilidades que los jóvenes de 15 años tienen. Además, permite comparar los resultados de 65 países y sus economías, usando la evaluación en una muestra de 510.000 jóvenes que representan alrededor de 28 millones. Según las pruebas, Colombia ocupó el puesto 63 en matemáticas entre los 65 evaluados, superando solo a Indonesia y Perú. En lectura, obtuvo el puesto 56 y para las ciencias, el 60.

Si bien es importante y necesario compararnos con otros países, también es fundamental tratar de ir más allá para preguntarnos qué debemos hacer como sociedad para que los esfuerzos de mejora de la calidad sean sostenibles en el tiempo.

Durante los últimos años, se han reconocido avances importantes en cobertura en los distintos niveles de formación, y se cuenta con sistemas de información, evaluación y parámetros para saber cómo avanza la calidad de la educación, lo que permite orientar mejor la política pública. Por otra parte, revisando los resultados de las pruebas Saber, en los grados 5° y 9° se observan, en general, avances sobre todo en algunas regiones del país, pero persisten las brechas entre colegios públicos y privados, así como entre rurales y urbanos, a favor de los últimos.

¿Qué hacer frente a semejantes retos? No hay claramente una única respuesta, ni es solo responsabilidad de las políticas públicas. En primera instancia, hay que tener en cuenta el impacto del esfuerzo del Ministerio de Educación con el programa Todos a Aprender, que se focaliza en los establecimientos educativos en situación de desventaja.

En segundo lugar, para acelerar el ritmo hay que investigar, promover e implementar políticas que impacten en las dinámicas de la transformación educativa en la escuela, en el aula; existen en el país ya importantes experiencias que han dado muy buenos resultados y son susceptibles de ser escaladas. El futuro de estos niños, sus familias y la movilidad social que debería generar el acceso a educación están en juego.Adicional a lo anterior, debe hacerse un esfuerzo colectivo entre el Gobierno Nacional, los aportes del sector privado, los gobiernos regionales y la sociedad civil.

Un ejemplo de ello es el trabajo que la Fundación Empresarios por la Educación realiza con el fin de articular la inversión social del sector privado en educación, con los temas prioritarios definidos tanto por el Ministerio de Educación como por los gobiernos regionales y locales, para hacer que ¡la educación sea un propósito nacional!

En algunos países, como Chile, Brasil y México –que cabe citar, pues exhiben los mejores resultados de América Latina en las pruebas Pisa–, la sociedad civil ha jugado un papel vital: se respira educación, los medios de comunicación hacen que la formación sea un tema de todos los días y, por ello, la conversación ha cambiado.

Las pruebas Pisa también señalan que en nuestros estudiantes hay motivación por aprender, altas expectativas de los padres, resultados mejores de los niños que han tenido acceso a programas de educación inicial.

Tomemos los resultados de las evaluaciones como insumos fundamentales para comprender las dinámicas y prioridades de la escuela en relación con los objetivos de aprendizaje del país. Colombia se debe proponer metas ambiciosas y medibles con estrategias y recursos que hagan posible el logro de las mismas. Es necesario que todos asumamos que la educación lo es todo y es compromiso de todos.

María Victoria Angulo

Directora de la Fundación Empresarios por la Educación.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado