Mario Hernández Zambrano
Mario Hernández Zambrano

Hay que pegarle a la ‘pepa’

El debate debe alejarse de las ideas de quienes culpan al sistema de estimular la riqueza, o dicen que hay quitarles a los ricos para darles a pobres.

Mario Hernández Zambrano
Opinión
POR:
Mario Hernández Zambrano
septiembre 11 de 2016
2016-09-11 11:56 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Hace unos días, estuvo en Colombia el profesor Angus Deaton, premio nobel de Economía 2015, galardonado por su ‘brillante análisis sobre el consumo, la pobreza y el bienestar social’.

Es un economista distinto a los clásicos, que usan la logomaquia para explicar los asuntos económicos comunes y terminan justificando todo. Deaton lo comprueba en su libro El gran escape.

El profesor de la Universidad de Princeton, que se reunió con un grupo de empresarios y gente ‘bien’, dijo –como lo decimos todos, afuera y adentro– que la paz en Colombia es muy importante, pero poco se tomó nota de lo demás que afirmó, como que el verdadero reto del país es la disminución de la pobreza y la inequidad, y que el desarrollo económico y social no es un asunto de formulación matemática o de ingeniería, y que el imperio de la ley es una condición sin la cual no puede haber progreso.

Y la verdad, ahí está la ‘pepa’ de lo que debe preocuparnos a todos en el país, ahora que se supone que entramos a una nueva etapa con el acuerdo entre gobierno y guerrilla de las Farc.

El debate debe ser serio y alejarse de las manidas concepciones ideológicas de quienes culpan al sistema capitalista de estimular la riqueza contra la pobreza, o que esto se arregla quitándole a los ricos para darle a los pobres.

Decirlo es más fácil que hacerlo, pero estamos cayendo en mucha ‘carreta’. Una manera de ayudar y crear conciencia es que los recursos públicos se manejen bien, y en esto la dirigencia política debe dar ejemplo, lo cual está lejos de lograrse, pues lo que acaba de encontrar la Contraloría desanima: en solo cinco casos, la corrupción y los malos manejos se han llevado 12,3 billones de pesos, de los cuales el mayor escándalo es el de Reficar, seguido por el Programa de Alimentación Escolar (PAE), que golpea a los niños más pobres, el mal uso de las regalías de la minería, el Sistema General de Participaciones y Electricaribe.

Se podría agregar muchos más, comenzando por el drama de la salud, que de nuevo golpea a los más necesitados, y el increíble caso de los niños de La Guajira. Solo hay que decir que si esos dineros se invirtieran mejor, se le restaría mucho a la pobreza e indigencia, se podría educar mejor a los niños para que cuando grandes tengan mejores oportunidades, y el crecimiento de la economía sería mayor, pues como dijo el profesor Deaton, Premio, es la menor desigualdad la que estimula el progreso, y no necesariamente al contrario.

El plebiscito va a ganar ampliamente, pero la solución de los problemas generadores de la violencia en nuestro país van mucho más allá del 2 de octubre. No puede ser que se queden contentos sin haberle pegado a la ‘pepa’.

P.D. Es increíble que digan que no se puede hacer nada para enfrentar el drama de la indigencia urbana, dizque porque un fallo de la Corte lo impide. Lo que dice la sentencia es que hay libertad de decidir la forma de vida, pero a estos colombianos sí se les puede ayudar, sin que dejen de ser habitantes de la calle.


Empresario exportador
mariohernandez@mariohernandez.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado