Mario Hernández Zambrano

El alcalde que se necesita en Bogotá

Mario Hernández Zambrano
Opinión
POR:
Mario Hernández Zambrano
marzo 04 de 2015
2015-03-04 03:13 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Llegó el momento de que quienes aspiren a regir los destinos de Bogotá comiencen a hablar claro y a exponer sus planes y proyectos concretos, más allá de las generalidades o si cuentan o no con el respaldo de un partido político, del Gobierno Nacional o de los partidos de oposición.

Creo que si los aspirantes mantienen esa tendencia, los bogotanos irán perdiendo el interés. En esos términos, no será claro el panorama que nos espera. Hasta el momento hay cuatro nombres que se perfilan: el exalcalde Enrique Peñaloza, quien no ha tomado una decisión definitiva sobre su aspiración, pero lo más probable es que sí lo haga; el exministro Rafael Pardo, candidato del partido del Gobierno del presidente Santos; la exsecretaría de Gobierno, Clara López, quién aspira por la izquierda que ha gobernado los últimos doce años y el exvicepresidente Francisco Santos Calderón, que sigue la línea de Alvaro Uribe Vélez. Sin duda que, desde el punto de vista personal, los cuatro no tienen tacha moral, distinta a estar con un partido u organización con la que no se pueda estar de acuerdo, pero que no los inhabilita para llegar al Palacio Liévano. Ese no es el asunto o lo que definirá el futuro alcalde y, con esa decisión, el futuro de la capital, que representa mucho para el país.

Hay que hacer una primera precisión contundente: Rafael Pardo no tiene nada ganado por ser el candidato del partido del presidente Santos ni se puede argumentar que lo será por tener la maquinaria oficial; Peñaloza tampoco tiene ventaja por el simple hecho de haber sido alcalde y tener el reconocimiento de haber hecho cosas buenas en su momento; para Clara López, así tenga que explicar su participación en las últimas administraciones poco acertadas, no será ese un impedimento y, en el caso de Francisco Santos, estar en la oposición del Gobierno o al lado de Uribe, no le da más ni menos oportunidades.

Hasta ahora, hay generalidades que no pone a ninguno adelante de los demás. Pardo dice que va a unir a los bogotanos y a ser un gerente; Clara le pide imparcialidad al Gobierno Nacional y F. Santos que sus prioridades son la movilidad y la seguridad de los bogotanos. Enrique Peñaloza tiene que decidirse y esperamos que haya aprendido de sus “torpezas” en el terreno político, que le han costado en otras oportunidades.

Los bogotanos de nacimiento o de adopción esperamos propuestas y planes para la ciudad del futuro, más allá de la coyuntura, en temas como la competitividad, de la cual la movilidad es solo un asunto y la vocación productiva es otro. Por encima de todo, esperamos un líder con carisma que empuje, levante el ánimo de la gente, maneje las relaciones con el Gobierno Nacional y proyecte la ciudad al exterior, para lo cual debe tener atributos que no se puedan ocultar.

Quedan ocho meses para las elecciones y a la fecha nadie ha picado en punta. Por ahora, cada vez hay más ciudadanos creyendo que no importa la filiación política para escoger al alcalde, sino lo que propongan. Será un gran avance para alcanzar una mejor Bogotá.

….

PD. De cualquier forma, se requiere la solidaridad y ganas de que la ciudad mejore. Y para ello la condición es que la gente vote, lo cual da el derecho a criticar y cuestionar.

Mario Hernández Z.
Empresario exportador
mariohernandez@mariohernandez.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado