Mario Hernández Zambrano

La anhelada integración

Mario Hernández Zambrano
POR:
Mario Hernández Zambrano
agosto 28 de 2012
2012-08-28 11:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Una decisión tomada, sin mucho escándalo, por cuatro gobiernos latinoamericanos podría convertirse en la base de lo que podría ser la anhelada integración latinoamericana, de la que se viene hablando hace años.

Buscando ir más allá de firmar un acuerdo de libre comercio, México, Colombia, Perú y Chile han mostrado la voluntad política para establecer mecanismos que permitan una libre circulación de mercancías, capitales, servicios y personas. Por ello, crearon la Alianza del Pacífico.

¿Y cuál es la diferencia frente a otros intentos en ese sentido?

Las más importantes, quizá, son que, primero, no se ha comenzado por donde tradicionalmente se arrancan los acuerdos de comercio: negociar los aranceles de entrada y salida de mercancías, que a la final resulta en un juego de ganadores y perdedores.

Y segundo, se ha determinado que la movilidad del factor humano es una variable a tener en cuenta para facilitar que las personas puedan ir y venir entre los cuatro países.

Que todavía falta recorrer un buen trecho para saber si este proyecto es exitoso, no hay que desconocerlo, comenzando porque cada país debe llevar el acuerdo a consideración de los respectivos Congresos para que lo aprueben y entre en vigencia.

Pero, en el intermedio, los países siguen negociando acuerdos puntuales. Luego, al menos en el caso colombiano, se efectuará el examen ante la Corte Constitucional y después ponerlo en marcha. Hay que buscar que estos trámites se aceleren.

Las economías de Colombia, Perú, Chile y México tienen sus propias características, pero entre las cuatro hay un factor que no se puede ignorar: un mercado para 200 millones de consumidores, que mueven el 60 por ciento de las exportaciones latinoamericanas y concentran alrededor del 40 por ciento de la inversión extranjera en la región.

Por encima de todo eso, el modelo económico de los cuatro es muy similar y se inspira en principios comunes: un esquema de libertad de empresa, predominio de los particulares en el manejo de la inversión y una acción de coordinación y regulación por parte del Gobierno.

Y todo indica que esos principios se mantendrán en el tiempo, lo que le da estabilidad a los objetivos que se proponen. Ahí fue donde tuvo el principal obstáculo el Pacto Andino, que arrancó en Cartagena (1968), pero se fue estancando con la salida de Chile y Venezuela.

En Mercosur, las diferencias ‘ideológicas’ entre sus miembros hacen que el futuro no esté muy despejado.

Además, hay una gran diferencia entre sus miembros, en términos de tamaño de sus economías.

La Alianza del Pacífico puede convertirse en una plataforma de integración económica y comercial, y de proyección al mundo, con especial énfasis en a Asia Pacífico, otro de los grandes sueños de la región, en el que Perú y Chile han tenido avances importantes, y que Colombia necesita empujar con seriedad.

Nuestro país necesita tener una estrategia clara hacia el Pacífico y esta sería una gran oportunidad.

Los empresarios de los cuatro naciones ya han avanzado mucho. Basta mirar las cifras de inversión entre sí y la entrada de marcas locales. Y, sin duda, la integración bursátil será clave en este propósito, que sí hace parte de una visión de futuro que tanto se necesita.

Mario Hernández

Empresario exportador

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado