Mario Hernández Zambrano

Por la Bogotá que necesitamos

Mario Hernández Zambrano
Opinión
POR:
Mario Hernández Zambrano
febrero 12 de 2015
2015-02-12 03:27 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Hace unos años era común escuchar a algunos colombianos, obviamente y por fortuna una reducida minoría, ‘despotricar’ del país y anunciar su decisión de irse a otra parte, porque Colombia dizque ‘era invivible’ por la inseguridad y violencia, la corrupción, la clase política, los malos gobiernos, las malas carreteras, los huecos y otras cosas. El asunto dio hasta para chistes como este: “¿saben cuál es la manera de traer a Colombia un millón de dólares? ¡Pues haberse ido del país con dos millones!”. Hoy, ya muchos de esos colombianos que se fueron quieren regresar porque la situación afuera no es la mejor, caso España, y a otros les resulta difícil hacerlo, pero lo añoran.

No es el caso explicar aquí el porqué del cambio de idea y qué se ha hecho para que nuestro país sea vivible y hoy considerado una buena opción. Así lo demuestran distintos indicadores como la creciente entrada de marcas hoteleras en los últimos años, que ofrecen más de 30.000 habitaciones nuevas, y que construirán unos 40 hoteles.

¿Que hay problemas? Sin duda, como la aterradora muerte de cuatro niños en Caquetá, que demuestra la insensibilidad y salvajismo de algunos.

Lo anterior para hacer referencia a lo que está ocurriendo en la capital del país, Bogotá, y en particular con un mensaje que se difunde en la red en el que se dice que por problemas de todo tipo, “me voy de Bogotá”, comentario que a todas luces me parece exagerado y la posición más facilista de ‘abandonar el barco’, no porque en otras partes se pueda vivir mejor en algunos aspectos, sino porque el catálogo de fatalidad no debe ser el patrón de comportamiento social. Nadie pone en discusión las dificultades que enfrenta la capital, entre las cuales los problemas de movilidad, inseguridad, mala administración pública y falta de solidaridad de sus habitantes pueden encabezar la lista, pero también se puede hacer la relación de cosas buenas o de las que se puede mejorar.

Con Ciudad de México y Buenos Aires, Bogotá encabeza el ranking de ciudades importantes de América Latina, excluyendo a las de Brasil, y eso no se ha alcanzado por arte de magia o azar. Responde por casi la tercera parte de la economía nacional, tiene la mejor oferta educativa y cultural del país, las mayores oportunidades para los profesionales y para la inversión, una gran infraestructura de servicios básicos y una gastronomía cada día más moderna, aunque relativamente muy cara. Y hay muchas otras fortalezas grandes y pequeñas, como la de poder tomar agua de la llave sin mayor inconveniente.

Sin duda, el principal problema que tiene la ciudad es su movilidad, pues no solo afecta la productividad económica, sino que atenta contra la salud física y mental de sus habitantes, ya que la irascibilidad y estrés están ligados a esa situación. En esos términos, buena parte de un futuro mejor depende de la solución de este problema que se ha aplazado por muchos años.

Es una responsabilidad de todos, incluyendo al Gobierno Nacional que debe garantizar los recursos para financiar la solución, como pasó con Medellín. Sus habitantes no pueden ser ajenos porque son ellos los afectados y quienes deciden sobre los admistradores de la ciudad, esto es, su alcalde y concejo. Por eso, la campaña política que arranca para elegirlos es fundamental, sobre la cual habrá muchas oportunidades para comentar, comenzando con una idea básica: votar por el mejor programa para administrar la metrópoli y no con la idea vengativa de derrotar a alguien.

Mario Hernández

Empresario exportador

mariohernandez@mariohernandez.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado