Mario Hernández Zambrano

Impuestos: los caminos sencillos

Mario Hernández Zambrano
Opinión
POR:
Mario Hernández Zambrano
julio 14 de 2015
2015-07-14 03:33 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Desde hace varios años se está hablando en Colombia de hacer una reforma tributaria estructural que sea equitativa, corrija distorsiones y elimine gabelas que no tienen razón de ser, pero finalmente queda en nada.

La realidad es que el tema no es fácil, porque en el momento de su aprobación aparecen muchos intereses políticos, gremiales y sindicales que terminan por dejar las cosas igual o peor.

En impuestos pasa como en la tramitomanía que, de tiempo de tiempo, se habla de una reforma para hacer la vida más sencilla a los ciudadanos y se acaba es complicándola.

Por ejemplo, para hablar de un solo caso, ¿cuántas veces se ha planteado la eliminación de la famosa autenticación de firmas y nada que se concreta?, o lo complicado que todavía resulta sacar en Colombia una licencia de tránsito.

El país ganaría mucho en materia de impuestos si los tecnócratas o las comisiones de expertos se dedicaran menos a la teoría y más a la práctica y decidieran trabajar en solo un tema: la simplificación de los procesos tributarios.

No solo sería un favor para los atribulados ciudadanos, sino que para la economía empresarial implicaría una importante reducción de costos, mayor eficiencia y productividad. Sin duda, las oficinas de impuestos y recolección de información de las compañías están resultando tan onerosas que se carga al precio de los productos.

Son muchos los asuntos en los que se debe trabajar para encontrar el mejor sistema de impuestos que no desestimule la inversión, no afecte la demanda y el consumo de bienes y servicios.

Sin embargo, hay puntos que parecen obvios y cuyo impacto resulta inmediato, como el régimen para muchas de las llamadas ONG que se han convertido en un mecanismo de elusión sin que cumplan con los objetivos sociales propuestos. El Gobierno está trabajando en eso y se espera que resultados concretos, así en el Congreso haya entidades de ese tipo patrocinadas por nuestros padres de la patria.

Un segundo punto es el IVA, cuyas exclusiones, de acuerdo con el Marco Fiscal de Largo Plazo del Ministerio de Hacienda, están resultando onerosas. La cifra oficial es que representan un sacrificio fiscal anual de 42 billones de pesos en el 2014 y 39 billones en el 2013.

Nadie puede decir que se justifique que en dos años empresas y personas hayan dejado de pagar 80 billones de pesos en IVA por la vía de cero tarifa. Estaría solucionado el problema fiscal y se acabaría la zozobra de quienes tienen un negocio o una empresa

Por cada punto de IVA la Dian recibe 2,6 billones de pesos con lo que un aumento de 2 por ciento (16 % a 18 %) traería mayores ingresos al Gobierno de 5,2 billones por año y, si se recogiera al menos una quinta parte de los excluidos, se hablaría de más de 13 billones. Eso no implica que se le ponga impuesto a los bienes de la canasta básica para mantener la equidad a favor de las clases más vulnerables.

No es un secreto que la administración del IVA es menos complicada que la de otros tributos, su impacto es inmediato pues se aplica tan pronto es aprobado y no se requiere dejar que pase una vigencia fiscal como sí ocurre con la tributación sobre la renta.

Mario Hernández Zambrano

Empresario exportador

mariohernandez@mariohernandez.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado