Mario Hernández Zambrano

La innovación permanente

Mario Hernández Zambrano
POR:
Mario Hernández Zambrano
mayo 15 de 2013
2013-05-15 03:47 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Una de las críticas que se hace al modelo de internacionalización de la economía colombiana es que ha funcionado de afuera hacia adentro, y muy poco en sentido contrario. Nuestra oferta exportable sigue siendo la de hace 30 años, en la que cuatro o cinco productos representan el porcentaje mayor de las ventas, los mismos de hace varias décadas. Esto es evidente en las relaciones comerciales con EE. UU., por lo que a muchos les parece que, en tales condiciones, los beneficios del TLC se van a quedar en el papel.

El diagnóstico está más que hecho y solo cabe insistir en que la primera consideración que debe tener quien ofrece sus productos es que hay que ajustarse a las necesidades del mercado y no al contrario, y luego estar en un ejercicio permanente de futuro para no solo sostenerse, sino crecer. Es un estado de innovación constante que parte del conocimiento de las variables que afectan el negocio.

Hablar de emprendimiento, innovación y adopción de nuevas tecnologías no es hoy exclusividad colombiana, sino de muchos países, especialmente los emergentes: China, India, Corea, Singapur y Brasil, entre otros.

La capacidad de crear y emprender no es asunto que tenga solo que ver con los negocios y las empresas nuevas, como lo dijo el presidente Juan Manuel Santos en el acto de celebración del primer año de Innova, una idea del Ministerio de Comercio que con recursos de Bancoldex pretende empujar el tema en Colombia.

“A esa Colombia moderna solo vamos a llegar si promovemos que los colombianos –con visión y talento– hagan las cosas de manera diferente y encuentren soluciones en donde otros no lo han hecho”, dijo el mandatario.

La innovación fue incluida en la estrategia de desarrollo del Gobierno como una de las locomotoras del crecimiento económico, y en concordancia se determinó en la reforma a las regalías que un porcentaje de ellas vaya a financiar proyectos en distintas regiones del país, lo cual es fundamental, siempre y cuando esos recursos no se conviertan en la caja menor de la dirigencia política para atender a su clientela, por la vía de ONG y sociedades sin ánimo de lucro, pero solo en el papel.

Sin duda, la voluntad del Gobierno al garantizar fuentes de financiamiento es condición necesaria para lograr el objetivo, pero no suficiente, pues los proyectos y las iniciativas deben salir del sector privado y trascender no solo en el desarrollo interno, sino en la ‘venta’ externa. Los empresarios deben entender que son ellos los que hacen el trabajo y no el Estado el que trabaja por ellos. También hay que saber que, dada la limitación de los recursos en un país como el nuestro, las cosas tienen que valer para el que decide iniciar el proceso.

Todo indica que al fin estamos dejando el discurso del emprendimiento y la innovación, para llevarlo a la práctica. ¡En hora buena!

* * * * *

Me sentí muy emocionado por el reconocimiento a MH, hecho por el presidente Santos, al tomar mi caso como ejemplo. No solo agradezco la deferencia del mandatario, sino que extiendo el gesto a quienes lo han hecho posible: un equipo de trabajadores excelente, y Olga Lucía, María Fernanda, Mario y Lorenzo.

Mario Hernández

Empresario exportador

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado