Mario Hernández Zambrano

Todo sea por Bogotá

Mario Hernández Zambrano
Opinión
POR:
Mario Hernández Zambrano
mayo 28 de 2015
2015-05-28 04:11 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

La situación de la capital de la República colombiana nos duele, no solo a quienes vivimos en ella, la sufrimos y la disfrutamos, y al tiempo creemos que podría ser mucho mejor. Por eso nos aterra que haya entrado en la última década en un retroceso material y espiritual.

A los últimos gobernantes les ha faltado liderazgo y han contaminado negativamente a los ciudadanos de un ambiente dañino de desgano y apatía, al punto que una definición tan importante como el metro, que acaban de tomar el Presidente Santos y el alcalde Petro, no es creíble para un porcentaje muy grande de la gente.

En ese orden, no queda más camino que ‘pellizcarse’ para recuperar Bogotá y volverla a situar como la vitrina del país y el referente internacional, junto con ciudades como México y Buenos Aires. Además, no hay que olvidar que su progreso marca la ruta y destino de la nación, por lo que el asunto debe ser interés nacional.

Hay que decirlo sin ambigüedades. Considero que fue un gran error elegir a Petro, sin desconocer sus calidades personales, necesarias en cualquier mandatario, no suficientes para gobernar. El resultado de su alcaldía es muy pobre.

Y no podemos continuar con ese modelo; hay que rectificar y encontrar el camino para el bien de todos. Esa es la razón principal por la cual decidí aceptar la gerencia de la campaña de Rafael Pardo, quien ha tomado la decisión de aspirar al cargo más importante después del de presidente de la República.

Pardo tiene la voluntad, el talante, y he comprobado que le importa Bogotá y no la usará como un trampolín de la política. Su campaña no es contra nadie, y eso es muy importante y poco común en la política, sino a favor de los intereses de todos. En ese orden, la intención es que el proyecto que inicia cuente con mi amigo Enrique Peñalosa, a quien le sobran méritos para repetir su exitosa gestión y apoyar esta tarea.

Nunca he estado en la política activa, aunque la he vivido desde niño, cuando mi padre era un ferviente líder liberal en Santander. Por eso, a lo mejor, con una dosis de ingenuidad –que tenemos todos–, creo que nos espera un mejor futuro en esta urbe, a la cual tenemos que agradecerle. No podemos serle indiferentes, y esto se logra con el esfuerzo de todos.

Gerenciar una campaña política en un tiempo tan corto para lograr el objetivo de ganar la Alcaldía es muy distinto a manejar una empresa privada, cosa que hecho toda mi vida. Aunque debo reconocer que cuando comparto con los empleados de la fábrica y les escucho las odiseas de la ‘inmovilidad’ del transporte bogotano o el miedo a sufrir un atraco por la inseguridad que existe, creo que la decisión tomada vale la pena. Todos en Bogotá tenemos la esperanza de que un día esos problemas y otros dejarán de existir. ¡Que Dios nos acompañe!

Mario Hernández Zambrano
Empresario exportador
mariohernandez@mariohernandez.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado