Mario Hernández Zambrano

No son muchas las vías que nos quedan

Mario Hernández Zambrano
Opinión
POR:
Mario Hernández Zambrano
julio 10 de 2014
2014-07-10 12:32 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Sin duda, el presidente Juan Manuel Santos se anotó un golazo –al estilo de los ‘James’ en el Mundial de Brasil– con la presencia en Cartagena de figuras como Bill Clinton, Anthony Blair, Felipe González, Fernando Henrique Cardoso y Ricardo Lagos.

Secundado por Luis Alberto Moreno, presidente del BID, la idea del primer mandatario era socializar entre los visitantes el proceso de paz que se adelanta en La Habana y escuchar ideas para la esperada etapa del posconflicto, que en realidad es lo trascendental, no solo por lo que implica en términos de desarrollo económico, sino en el cambio de nuestra mentalidad como sociedad.

El mandatario local usó sus conocimientos sobre la llamada ‘Tercera Vía’ para enmarcar la reunión y, aunque para muchos esa idea pareció ‘reforzada y acomodada’, el mérito del asunto era encontrar puntos comunes entre los exmandatarios visitantes, en el entendido de que en sus Gobiernos lograron progresos significativos en sus países sin tener que recurrir a extremismos de derecha o izquierda o a la generación de polarización entre políticos y sociedad.

Sin ser un experto en las teorías expuestas, me sorprendió gratamente las exposiciones de cada uno porque hablaron de sus experiencias particulares como lo ocurrido en Chile en el periodo de Pinochet, la participación de Clinton y Blair en conflictos internacionales, y de González con lo vivido con la banda terrorista de ETA.

Pero en cualquier caso, lo expresado por ellos tuvo elementos tan simples y de sentido común que luego de escucharlos parecían obvios, pero que, sin duda, nos permiten tener gran optimismo sobre nuestro futuro, siempre y cuando los colombianos hagamos las tareas concretas y no sigamos en la discusión teórica y política que enreda todo.

Hacer la paz y, sobre todo, sostenerla vale dinero, más allá de los apoyos directos que se tengan que dar a los involucrados directamente en la violencia que hemos vivido desde inicios del siglo pasado, pues los problemas de pobreza, indigencia, analfabetismo y exclusión social son elementos que estructuralmente están ahí presentes y que no se pueden arreglar con los discursos, sino que requieren expresión concreta.

En este sentido, la conciencia nacional debe ser contundente, comenzando por el sector privado, cuya presencia fue masiva en el conversatorio.

Fueron varias las cosas que impresionaron de los exmandatarios, aclarando todos que cada situación es singular y no comparable.

En el caso personal, me produjo impacto lo comentado por el expresidente Lagos, quien contó la experiencia de los desaparecidos luego de la caída de Salvador Allende y el manejo que se le dio para determinar la culpabilidad de los autores de los crímenes, pues una cosa era cometer un asesinato y otra estar obligado por órdenes superiores a trasladar los cuerpos en un helicóptero para ser lanzados al mar.

Tan particular es el caso colombiano que, mientras ocurría la cumbre en Cartagena, la guerrilla del Eln declaraba un ‘paro armado’ en varias regiones del país, luego de atacar salvajemente a un grupo de personas que asistían a un oficio religioso en las instalaciones de una empresa petrolera en Arauca.

Y eso que ese grupo había aceptado ya el inicio de conversaciones con el Gobierno.

No sé si el proceso de paz en Colombia cabe dentro de la llamada Tercera Vía, pero lo cierto es que no son muchos los caminos que nos quedan.

P.D. Emocionante el recibimiento a los jugadores colombianos, luego de su gran actuación en Brasil. Es una señal de que la sensibilidad y el amor por el país está por encima de los problemas.

Mario Hernández

Empresario exportador

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado