Mario Rodríguez

¿Sectores en consolidación?

Cuando un grande se acerca proponiendo explorar posibilidades de combinación, es posible que sean se

Mario Rodríguez
POR:
Mario Rodríguez
septiembre 30 de 2009
2009-09-30 12:35 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb5e2fb1cf9.png

¿Qué implicaciones hay cuando un competidor crece adquiriendo otros?, ¿qué sucede cuando un competidor es adquirido por una multinacional?, ¿cómo interpretar el acercamiento de un grande que propone explorar posibilidades de combinación? o ¿qué significa la oferta de una empresa en venta? Estos, y otros eventos relacionados tienen el potencial de afectar la rentabilidad de su operación empresarial. Afortunadamente, la consolidación de los sectores puede ser predicha y, generalmente, sigue un patrón que permite explicar y prever cambios. He aquí una aproximación que, requiriendo adaptaciones a situaciones específicas, tiene el potencial de ser útil.

Son tan grandes los incentivos de economías de escala, diversificación, eficiencia, sinergias y alcance, que los grandes impulsores de la consolidación son la búsqueda de mayores rentabilidades y la globalización. La la regla de oro es crecer, teniendo presente que cuando a un sector le llega el momento de la consolidación, esta no se detiene. En un principio, los pioneros moldean el negocio, aparecen nuevos entrantes y a todos les va bien, el crecimiento interno resulta indispensable para conformar la masa crítica. Pero en la medida que algunos crecen más rápido que otros, la competencia se hace feroz: estrechando márgenes, exigiendo mayores inversiones y mermando la rentabilidad. El tamaño se vuelve factor decisivo y los pequeños tienden a desaparecer o a ser adquiridos.

Dado que la combinación adecuada de dos empresas representa crecimiento ágil y riesgo controlable, ante la alternativa del crecimiento orgánico que es lento y no tiene la fuerza competitiva requerida, las fusiones y adquisiciones se tornan en el recurso predilecto para crecer. De tal manera que, superada la etapa inicial, las adquisiciones se vuelven casi el único medio para lograr desarrollo acelerado y asegurar posiciones de privilegio. Luego, los sobrevivientes se concentran en sus negocios centrales y buscan superar en tamaño a la competencia hasta una etapa en la que pocos exitosos dominan el sector y la rentabilidad se restablece.

Todo esto suele ocurrir durante décadas, aunque algunos sectores se consolidan más despacio que otros, y hay sectores que en una sola década han vivido todo el proceso. De cara a la inevitable consolidación, dependiendo de la situación individual y el estado del sector, hay que escoger entre adquirir y/o ser adquirido.

Un jugador de aspiraciones desarrolla habilidades para adquirir empresas, teniendo en cuenta que el valor de una adquisición se muestra en el aumento de la competitividad de la entidad combinada. La pregunta clave es: ¿sobre cuál ventaja competitiva genera crecimiento y rentabilidad? El criterio ganador es adquirir empresas complementarias, que originen sinergias que permitan alcanzar ágilmente robustas posiciones de mercado. El potencial depende del reconocimiento de los nichos en los cuales UD puede agregar valor, considerando sus capacidades actuales y las requeridas.

De tal modo que, cuando un competidor está adquiriendo a otros pequeños o es comprado por una multinacional, indudablemente su sector se está consolidando; y las nuevas economías de escala y alcance de su competidor, probablemente impondrán una mayor presión competitiva sobre su operación. Usted debe considerar la posibilidad de lograr rápidamente similares condiciones para hacer frente, mediante la adquisición de pequeños, o el establecimiento de alianzas.

Cuando un grande se acerca proponiendo explorar posibilidades de combinación, es posible que sean señales de consolidación del sector, y que una alianza con usted pueda tener sentido, o con un competidor suyo. Además, posiblemente, otros competidores de su aliado tendrán una agenda similar. Vale la pena alistarse, evaluar escenarios sin sesgos emocionales y tomar la iniciativa para tener mayor apalancamiento.

Por otro lado, cuando usted recibe la oferta de una empresa en venta, en su negocio o en uno relacionado, podría ser oportunidad para penetrar un nicho o fortalecer su presencia en él, aumentar el uso de sus fortalezas, mientras adquiere otras, reducir costos y eliminar redundancias, crecer ahorrando tiempo y dinero, y ganar competitividad; o, si usted no la adquiere, quizá un competidor o un nuevo entrante sí lo haga, y gane nuevas posiciones a las que usted tendrá que hacerle frente.

marior@invervalue.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado