Marta Lucía Ramírez De Rincon

Sina: ‘con el agua hasta el cuello’

Es inaceptable que un sistema ambiental que ha recibido elogios internacionales por su diseño de van

Marta Lucía Ramírez De Rincon
POR:
Marta Lucía Ramírez De Rincon
febrero 11 de 2011
2011-02-11 12:54 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c03441e3a.png

No hay duda de que ante la grave calamidad pública ocasionada por el fenómeno climático de ‘La Niña’, era necesaria la declaratoria del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica para adoptar medidas que, ojalá, logren conjurar eficazmente la colosal magnitud de sus efectos, así como la prolongación de los mismos.
La Emergencia era más que necesaria, pues en realidad, mediante el ejercicio de las facultades ordinarias que le asisten en materia de prevención y atención del desastres, el Gobierno Nacional no podría atender con suficiente eficacia la situación de crisis, cuya magnitud quedará registrada en los anales del país como la temporada invernal más recia jamás vivida que trajo consigo la destrucción de inmuebles, la interrupción en la prestación de los servicios públicos esenciales, la afectación severa de vías de comunicación y, lo que es peor, dejó a millones de colombianos con el duelo de haber perdido seres queridos y a muchos sin techo y sin ningún bien material. Este invierno se recordará por el menoscabo que produjo en la actividad económica y por ocasionar una verdadera tragedia social en el territorio nacional, sin contar las numerosas familias y comunidades que todavía siguen expuestas a riesgos extraordinarios en las zonas donde residen, merced a continuos deslizamientos de tierra y crecientes rápidas en cuencas, ríos y quebradas de alta pendiente.
No vacilamos en afirmar que, a pesar de la imprevisibilidad de los fenómenos naturales, de haber habido la previsión y diligencia exigibles por parte de diferentes actores gubernamentales, locales, civiles y de las CAR, habría sido posible mitigar el alto impacto negativo de semejante desastre natural. Y es que precisamente, para tal propósito, se delineó un andamiaje institucional denominado Sistema Nacional Ambiental (Sina), que al amparo de la Ley 99 de 1993 debe garantizar la adopción y ejecución de políticas, planes, programas y proyectos para cumplir el mandato constitucional de la protección del medio ambiente como parte del patrimonio natural de la Nación.
A pesar de la institucionalidad existente y del imperativo constitucional ,el Ministerio del Medio Ambiente, las Corporaciones Autónomas Regionales y los departamentos, distritos o municipios integrantes del sistema ambiental del país, incurrieron en una serie de falencias por acción y por omisión que contribuyeron a que se acentuaran las consecuencias del invierno y las inundaciones que ocasionó con derrumbes, pérdida de zonas agrícolas, destrucción de viviendas y centros educativos, aumento en el desplazamiento, destrucción de infraestructura y aumento de la pobreza en varias regiones del país.
Como bien ha dicho el ex ministro de Medio Ambiente, Manuel Rodríguez, la solución no es acabar las CAR, sino lograr que dichas entidades, con la restructuración y fortalecimiento requeridos, se manejen de manera independiente por expertos técnicos y no por cuotas políticas de provincia. Sería bueno que, en cada una de las regiones, la Corporacion Autónoma funcione de la mano con comités regionales de empresarios, académicos y representantes de la sociedad civil, y que estos organismos hagan seguimiento con indicadores a las obras de infreastructura y a la adopción de todas las medidas de prevención y canalización de aguas, lo cual debe garantizar que esta tragedia anunciada no se vuelva a presentar.
Es inaceptable que un sistema ambiental que ha recibido elogios internacionales por su diseño de vanguardia, y que permitiría como en pocos países demostrar la compatibilidad entre desarrollo y medio ambiente, haya presentado la incompetencia humana en una escala inimaginable hace apenas 6 meses. Y entretanto, qué Pliegos de Cargos ha iniciado la Procuraduría y qué ha hecho la Fiscalía frente a los responsables?

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado