Martha Isabel Bonilla

Cuidado con el triunfalismo: Sachs

Jeffrey Sachs logró poner los dedos sobre las llagas de la economía colombiana.

Martha Isabel Bonilla
POR:
Martha Isabel Bonilla
noviembre 29 de 2011
2011-11-29 02:03 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb5e9bd06b5.png

En buena hora se realizó la ‘Cumbre de Infraestructura’ en Cartagena. El Presidente Santos, 11 ministros y 1.500 empresarios, entre otros, participaron en el evento. Fueron dos días de reclamos explicados por un lado, ante la realidad de un país bloqueado para ‘beneficiarse del TLC’ por la baja competitividad en su infraestructura, y por otro, ante un Ministerio de Transporte cuasi paralizado, escudando su mínima ejecución presupuestal (34% a noviembre) en la lentitud generada por las convocatorias internacionales y los estudios para las obras por contratar.

Los sinsabores arrancaron desde el inicio, cuando el presidente de la Cámara de Infraestructura, Juan Martín Caicedo, desató con arte sus reclamos estableciéndose así un tono franco y crítico. 

El otro gran artista fue el prestigioso economista Jeffrey Sachs, quien logró poner los dedos sobre las llagas de la economía colombiana y exponer sus conclusiones sobre los desafíos de la adaptación al cambio climático.

Sachs contrastó con el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, quien tuvo un tono optimista y casi triunfalista en el que mostró la ‘buena situación por la que atraviesa la economía colombiana’, apoyándose en el PIB y en la reducción de la tasa de desempleo.  Sachs, en cambio, fue cauteloso, indicando los riesgos y trampas en los que la economía puede caer, y sorprendió con un llamado enfático para que en Colombia se exija a los funcionarios presentar la economía nacional de una manera más amplia que sólo el comportamiento del PIB.

Indicó la relevancia de mostrar la evolución de otros indicadores de la economía importantes para el desarrollo sostenible y la competitividad tales como: la distribución del ingreso, el acceso a servicios de salud, el empleo, la escolaridad, la nutrición de los niños de 0-6 años de edad, confianza en el Estado, participación de los ciudadanos, buen gobierno, entre otros.

También puntualizó cuatro grandes retos que enfrentamos hoy en el país.

1. Evitar la trampa de los países con ingresos medios, en especial en economías donde está siendo jalonada por el sector de las materias primas y no por la innovación.

2. Evitar la inequidad: la de Colombia es una de las economías con mayor inequidad del mundo.

3. Evitar crecimiento sin mejorar las condiciones de vida de los colombianos.

4. Revolucionar el sistema de educación: la calidad en esta es el gran riesgo que enfrenta el país para alcanzar un desarrollo sostenible.

Las pruebas Pisa identifican un bajo desempeño en su calidad convirtiéndose esto en el mayor obstáculo. Sachs también destacó los efectos del cambio climático.

Habló de ajustar los códigos de construcción de las obras de infraestructura a las nuevas temporadas de lluvias torrenciales, pues estas impactarán las vías y los espacios públicos; aumentar drenajes y almacenamientos de aguas en zonas agrícolas para evitar pérdidas masivas de alimentos, prever desastres naturales reubicando poblaciones en alto riesgo; evitar la expansión de enfermedades como el dengue y la malaria y prever pérdidas en los ingresos por turismo.

Sachs finalizó invitando a unirse por el desarrollo sostenible del país en una alianza con el Centro de la Tierra, que él lidera en la Universidad de Columbia. ¿Será que los líderes de la infraestructura nacional superarán sus sinsabores y aprovecharán oportunamente la gran invitación del director Sachs? 

MARTHA ISABEL BONILLA

DIRECTORA CENTRO DE ESTUDIOS URBANOS

UNIVERSIDAD DEL ROSARIO

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado