Mauricio Cabrera Galvis
columnista

Crecimiento económico 2017

Es infundado este optimismo porque el beneficio para las compañías solo será completo después de dos años. 

Mauricio Cabrera Galvis
Opinión
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
enero 10 de 2017
2017-01-10 08:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

El 2017 va a ser un año de resultados disímiles y hasta contradictorios: grandes progresos en lo sociopolítico frente a estancamiento –e inclusive retroceso– en lo económico.

En el primer frente, el mayor avance será la implementación del Acuerdo de Paz y la entrega de las armas de la guerrilla de las Farc, que puede ser aún mejor si el Eln deja su miopía política y acepta sentarse a negociar.

Habrá obstáculos, trampas y más mentiras de los que se siguen oponiendo a la terminación del conflicto, pero creo que al final del año se consolidarán los resultados que ya estamos viendo, de más víctimas reparadas, de más ejemplos de perdón y reconciliación, y sobre todo de menos muertos y heridos.

En lo económico, por el contrario, las cosas no pintan bien, especialmente en materia del crecimiento de la economía que es factor clave en la evolución de otros aspectos como el empleo, la reducción de la pobreza, el bien-estar de la población o el saneamiento de las finanzas públicas.

En el 2016 se frenó la economía más allá de lo esperado. En el tercer trimestre del año el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) respecto del mismo período del 2015 fue de solo 1,2% y el acumulado del año de 1,9%.

Los indicadores que se tienen del último trimestre (producción industrial, ventas del comercio, licencias de construcción y otros) muestran que continuó la desaceleración del aparato productivo, por lo cual los analistas estiman que en el año completo la tasa de crecimiento de la economía estará alrededor del 1,8%.

Contrasta este resultado con los pronósticos que se hacían al principio del año, que iban del 3% al 3,5%; inclusive en junio el Gobierno, en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP), planteaba una meta de crecimiento del 3%.

Para el 2017 en el mismo MFMP el Gobierno esperaba un crecimiento del 3,5%; sin embargo, las tendencias de las últimos meses han hecho que baje sus expectativas en medio punto porcentual, mientras que entidades como Fedesarrollo o Bancolombia no esperan que el PIB aumente más del 2,6%, teniendo en cuenta también el impacto negativo de la reforma tributaria.

El Gobierno es optimista con la reforma y espera que la reducción de impuestos a las empresas y la confianza que genera en las calificadora de riesgo el control del déficit fiscal le aumente unas dos décimas a la tasa de crecimiento.

Es infundado este optimismo porque el beneficio para las compañías solo será completo después de dos años. Por el contrario, el aumento del IVA es inmediato y tiene dos impactos recesivos: golpea el bolsillo de los consumidores y disminuirá el consumo privado, que es el principal componente de la demanda.

De otra parte, aumentará 1% la tasa de inflación, lo que puede llevar al Banco de la República a incrementar, o por lo menos no bajar, sus tasas de interés.

Como diría el filósofo Pambelé, es mejor crecer más que menos, pero el contexto mundial y las políticas nacionales no permiten ser muy optimistas para este año.

* * *

FE DE ERRATAS: En realidad el país no posee una ‘meta’ de crecimiento, en el sentido de tener un objetivo de política por el que alguien tiene que responder si no se cumple. Por eso, cuando el crecimiento es la mitad del esperado y se dejan de producir y recibir 5.000 millones de dólares (eso vale el 1,5% de PIB) no hay la reacción mediática que se sobrepasa en 1,5% la meta de inflación, a pesar de que las consecuencias sean más graves.

Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privado
mcabrera@cabreraybedoya.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado