Mauricio Cabrera Galvis

Cuando desaparece el ‘Coco’

Mauricio Cabrera Galvis
Opinión
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
marzo 03 de 2015
2015-03-03 03:55 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

El "coco" es el monstruo fantasma con que asustaban o amenazaban a los niños para obligarlos a hacer algo. Si no se duerme viene el "coco" y se lo lleva, le decían los papas a los niños inquietos. En Argentina parece que no lo usaban porque nunca vimos que a Mafalda la asustaran con el "coco" si no se tomaba la sopa.

Cuando los niños crecen y entienden que ni el "coco" existe, ni el niño dios trae los regalos de Navidad, los padres inmaduros que implantaban su autoridad con base en el miedo pierden su poder y a veces hasta el respeto de los hijos.

En política suele suceder algo similar con los caudillos que llegan al poder y se hacen muy populares prometiendo combatir enemigos reales o ficticios que asustan a la población; cuando estos enemigos desparecen el caudillo se queda sin discurso, sin programa, sin eslóganes para exaltar a las multitudes y poco a poco disminuye su influencia y popularidad.

Aunque es muy arriesgado hacer pronósticos políticos, sobre todo acerca del futuro, me atrevo a pensar que para el año 2018 el expresidente mentiroso -como bien lo calificó Gaviria- y sus acólitos del CD van a ver disminuida su influencia política y su caudal electoral, porque como van las cosas es muy posible que desaparezcan los "cocos" con que asustaban a los colombianos.

Son tres los procesos que en estos tres años pueden cambiar el mapa político del país. El primero, por supuesto, es la firma de un acuerdo de paz con la guerrilla, lo que pondrá fin a ese conflicto interno de 60 años, aunque no llevará a que se acabe automáticamente la violencia. La presencia cada vez mayor de la comunidad internacional en las negociaciones de la Habana, incluido el gobierno de Estados Unidos, permite suponer que se ha avanzado mucho en el acuerdo.

El segundo es el inevitable cambio de régimen en Venezuela, ojalá por la vía democrática de las urnas y no de la fuerza, porque la crisis económica es profunda e inmanejable, y porque el modelo chavista se está agotando víctima de sus propios errores y malos manejos, del descontento de la población y de las presiones de la derecha nacional e internacional.

El tercero es el final de la guerra fría en América y el derrumbe del muro de Miami con la reanudación de las relaciones diplomáticas y económicas de Estados Unidos con Cuba, por la valiente decisión de Obama y Raúl Castro, que permitirá el final del embargo y la integración plena de la isla a la comunidad interamericana.

Sin esos tres "cocos", el expresidente que compró su reelección ya no tendrá enemigos para asustar a los colombianos y querer convencerlos de que él es indispensable para derrotarlos. Se va a quedar sin tema para sus trinos contra los terroristas de "lafar" y no podrá seguir con sus acusaciones mentirosas de que Santos es un peligroso agente castro-chavista.

Por supuesto, no hay certeza de que estos tres procesos culminen con éxito y el expresidente del todo vale seguirá haciendo todo lo posible por impedirlo, sobre todo el proceso de paz, porque sabe que si desaparece el "coco", su futuro político también puede desaparecer.

* * *

ADENDA: Es lamentable ver a personas como Bernardo Moreno o María del Pilar Hurtado que sacrificaron una brillante y promisoria carrera profesional por obedecer ordenes ilegales, y son condenados por ello, mientras que quienes las impartieron y exigieron su cumplimento pasean impunes por los pasillos del Congreso.

Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privado
macabrera99@hotmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado