Mauricio Cabrera Galvis

Impuestos para las golondrinas

Mauricio Cabrera Galvis
Opinión
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
septiembre 23 de 2014
2014-09-23 02:15 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

Pocos niegan la necesidad de aumentar el recaudo de impuestos en Colombia, la gran discusión es sobre quién debe pagar más. Casi todos aceptan que se debe controlar la evasión –salvo los evasores, como es natural–, pero hasta ahí llega el consenso.

Hasta ahora, la propuesta del Minhacienda es no eliminar el 4x1.000 ni el impuesto al patrimonio, como iba a suceder a partir del año entrante, sino mantenerlos e incluso aumentar la tarifa de este último para los patrimonios superiores a $8.000 millones. Con esto pretende tapar el hueco del presupuesto del 2015, pero no ha dicho cómo van a obtener los ingresos para financiar los nuevos programas del Gobierno, ni los gastos del posconflicto.

En su búsqueda de nuevos recursos, el Ministro debería mirar no solo a quienes hoy ya pagan impuestos, sino a los que no pagan o pagan menos gracias a las inequitativas gabelas y exenciones de que hoy gozan, sobre todo si se trata de extranjeros que hacen utilidades en Colombia, pero no pagan impuestos aquí, sino en sus países de origen.

El caso más reciente es el de los inversionistas extranjeros ‘de portafolio’, que es el nombre elegante de los de capitales golondrina, a quienes en la reforma del 2012 se les rebajó el impuesto del 33% al 14%. Dicha rebaja fue un mico colgado al proyecto en la última plenaria del debate en la Cámara, pero que debió tener el beneplácito del Ministro.

Como consecuencia de este generoso incentivo, nos inundamos de capitales golondrina y solo este año han entrado US$10.000 millones que fueron la causa de la revaluación del dólar hasta hace un mes. Por su parte, el saldo de TES comprados por fondos de capital extranjero pasó de $5 billones en enero del 2013 a $25 billones en agosto pasado: ¡se quintuplicaron en solo 20 meses!

Si el cupón promedio de estos TES es 8%, los rendimientos son del orden de $2 billones anuales y los impuestos dejados de recibir por cuenta del mico tributario son unos $380.000 millones anuales. Y eso sin contar las utilidades en otras inversiones como bonos privados y acciones.

Esta gabela es de una inequidad aberrante. Contra los inversionistas colombianos que compran TES tienen que pagar el 34% de impuesto por las utilidades obtenidas (25% de impuesto a la renta y 9% del Cree). Pero, también contra la inversión extranjera directa que viene a crear o comprar empresas en Colombia, que tiene que pagar el mismo 34% sobres sus utilidades, mientras que los especuladores en títulos financieros pagan menos de la mitad.

Si el Gobierno en su proyecto no elimina esta gabela, el Congreso debe tomar la iniciativa y proponer que se vuelva a la situación anterior al 2012, es decir, que el impuesto para los capitales golondrina sea del 33%.

Vendrá la reacción airada ante esta propuesta de quienes medran con la compra y venta de títulos por parte de los fondos de capital extranjero, diciendo que así se acaba la estabilidad jurídica, pues se cambian las reglas de juego a los extranjeros. Es cierto. Pero también se las están cambiando a los empresarios colombianos y extranjeros al extender el impuesto al patrimonio. ¿Por qué los capitales golondrina deben tener un tratamiento distinto?

Adenda. Reconocimiento y aplauso a la corajuda decisión del ministro de Salud Alejandro Gaviria de expedir el decreto que amplía la oferta de medicamentos biotecnológicos a un menor costo, a pesar de la férrea oposición de las multinacionales farmacéuticas con el apoyo del Gobierno norteamericano.

Mauricio Cabrera G.
Consultor privado
macabrera99@hotmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado