Mauricio Cabrera Galvis
columnista

La iniciativa

Para una veeduría ciudadana de los acuerdos, se contará con una plataforma virtual desarrollada por la Fundación Paz y Reconciliación.

Mauricio Cabrera Galvis
Opinión
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
marzo 27 de 2017
2017-03-27 09:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

En los salones del Club de Ejecutivos de Bogotá se celebró la semana pasada un inusual evento, que hubiera sido inimaginable hace tan solo unos pocos meses, pero que muestra que sí es posible avanzar por el camino de la reconciliación y el diálogo entre contrarios para construir la paz.

Los asistentes eran variopintos: de una parte empresarios, dirigentes políticos y congresistas, habituales visitantes de los elegantes salones del club, donde acostumbran celebrar sus reuniones y asambleas; los acompañaban académicos, representantes de organizaciones sociales y artistas, menos frecuentes en estos recintos.

Entremezclados con todos ellos, unos insólitos asistentes que tal vez pisaban por primera vez las alfombras de esas estancias, encumbradas por estar en el piso 34 de un edificio bogotano. Eran los exguerrilleros de las Farc, Pastor Alape, Pablo Catatumbo y Victoria Sandino, vestidos de civil, ya no de camuflado y, por supuesto, sin las armas con las que por tantos años combatieron, pero que ya empezaron a entregar.

Estaban también las víctimas del conflicto. Sobrevivientes de la masacre de la Unión Patriótica a manos de los paramilitares, con la complicidad del Estado, ahora actuando como voceros de paz. Conmovió a los asistentes el testimonio de dos personas que recordaron que su padres habían sido asesinados por las Farc, pero que habían perdonado y querían trabajar por la reconciliación. Son signos de esperanza del nuevo país que anhelamos.

Lo que reunía a este conjunto de personas de tan amplio espectro político y social era el lanzamiento y presentación en público de ‘La Iniciativa, Unión por la Paz’. Convocados por la Corporación Escenarios, del expresidente Samper, y la Fundación Paz y Reconciliación que dirige León Valencia, se trata de conformar una alianza entre el sector privado y el público, la academia, el arte y las organizaciones sociales para construir una sociedad reconciliada, apoyando la implementación del Acuerdo de Paz y acompañando los diálogos con el Eln.

Para una veeduría ciudadana de los acuerdos, se contará con una plataforma virtual desarrollada por la Fundación Paz y Reconciliación, a la que cualquier persona podrá acceder para tener información sobre como está la situación de seguridad de los municipios que eran epicentro del conflicto y de los líderes sociales, para conocer la evolución de las zonas veredales, o hacer seguimiento al trámite legislativo de los proyectos de ley para implementar los acuerdos.

El mensaje central es que la paz concierne a todos los ciudadanos, y que contar con la información más completa posible sobre cómo avanza el proceso es la mejor manera en que la ciudadanía puede hacer seguimiento a los compromisos pactados en La Habana y apoyarlos ante la embestida de las fuerzas de la extrema derecha empeñada en el fracaso del proceso.

Es un gran avance que podamos pasar del seguimiento al conflicto con el conteo de combates y víctimas, al seguimiento de la paz, porque si la firma de los acuerdos en La Habana permitió llegar a la paz negativa, es decir a silenciamiento de los fusiles, este no es sino el punto de partida para la construcción de una sociedad reconciliada y en paz.

Adenda. La llegada de Oscar Naranjo a la vicepresidencia es una excelente noticia para la agenda de la paz. Su trayectoria, integridad y experiencia serán, sin lugar a dudas, un refuerzo importante para la implementación de los acuerdos, la mejora de la seguridad ciudadana y la construcción de la paz.

Mauricio Cabrera G.
Consultor privado
mcabrera@cabreraybedoya.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado