Seguro de desempleo

Por la fragmentación del mercado laboral se requiere examinar las fuentes existentes.

Mauricio Lizcano
POR:
Mauricio Lizcano
abril 18 de 2011
2011-04-18 02:19 a.m.

 

La protección laboral incluye varios tipos de políticas que se pueden clasificar entre las que tienen como fin salvaguardar el empleo, y las que buscan proteger el ingreso.
En la actualidad, el sistema colombiano de protección al desempleado tiene tres elementos básicos: las indemnizaciones por despido injustificado, el sistema de cesantías y el Fonede.

El mecanismo constituye una mezcla entre protección al ingreso y al trabajo, haciendo costoso el despido y garantizándole un salario de reserva a los trabajadores cesantes.

Pero la protección es insuficiente para los empleados de bajos ingresos, ya que no evitan la vulnerabilidad frente al riesgo.
Las 5 principales justificaciones para implementar un seguro de desempleo residen en que suaviza el consumo de los hogares, reduce la vulnerabilidad de los trabajadores y la magnitud de los ciclos económicos, transfiere el riesgo al ser un mecanismo de redistribución y mejora el emparejamiento del mercado laboral.
En los últimos años ha habido diversas propuestas de seguros de desempleo y sistemas de protección al mismo, pero no se han materializado.

 Actualmente, la perspectiva de un auge económico facilita su implementación, dado que generaría excedentes en sus primeros años de operación y por tanto no requeriría de aportes presupuestales.
Por la fragmentación del mercado laboral se requiere examinar las fuentes existentes y lograr un mejor aprovechamiento de las mismas, pues al ser limitadas deben financiar el seguro de desempleo para la población más vulnerable frente al riesgo y así se obtendría más beneficio.
Hace unos días presenté, junto a otros congresistas, un proyecto de ley que contempla la creación de un sistema de protección al desempleado.

Este será dirigido por el Gobierno e incluye un seguro de desempleo y un sistema de inserción y capacitación laboral, que implica un avance frente a la visión enfocada en la garantía del empleo de la protección social.
Los beneficiarios del aseguramiento serán trabajadores asalariados que, aparte de tener un ingreso inferior a 2 salarios mínimos mensuales, deben estar afiliados a cajas de compensación y cumplir otras condiciones que eviten el riesgo moral del seguro.

Para obtenerlo, las personas deben estar inscritas en algún curso de capacitación laboral del sistema.
El seguro de desempleo tendría una duración de 6 meses y será del 90% del último salario devengado para el primer mes, y una tasa de reemplazo decreciente para los otros según lo determine un consejo que crearía esta ley. Dicha tasa debe ser decreciente para incentivar la búsqueda de empleo, pues la duración promedio del desempleo puede aumentar por el seguro.

Sin embargo, este garantiza la consecución de empleos más apropiados.
Existiría un fondo de desempleo que administraría los recursos del sistema, y el aseguramiento se financiaría con recursos provenientes del mismo. Por cada persona afiliada, las entidades aseguradoras recibirían una prima de aseguramiento, establecida anualmente por un consejo rector del sistema.

La fijación anual de la prima consideraría la sostenibilidad financiera del sistema en el largo plazo, la cual requiere de la acumulación de excedentes en los momentos de bajo desempleo y la desacumulación cuando este aumenta.
La inserción y la capacitación laboral serían una prioridad para los integrantes del sistema de aseguramiento, así como la capacitación laboral del Sena.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado