Sostenibilidad fiscal: una necesidad

La ausencia de sostenibilidad fiscal puede llevar a convertirse en crisis fiscales y cambiarias que

Mauricio Lizcano
POR:
Mauricio Lizcano
diciembre 14 de 2010
2010-12-14 01:01 a.m.

El proyecto de acto legislativo que define a la sostenibilidad fiscal como un principio que debe guiar al sector público y regir al Plan Nacional de Desarrollo y al Presupuesto Nacional, permitirá junto a una adecuada regla fiscal, la superación de una situación que reduce el crecimiento económico colombiano. Este proyecto ya cursó sus cuatro primeros debates en el Congreso y deberá ser aprobado en el primer semestre del próximo año.
 

 

La importancia de este proyecto reside en el reconocimiento de que toda sociedad dispone de una cantidad limitada de recursos con los cuales debe atender múltiples necesidades. La senda de gasto que adopta un país no debe socavar la capacidad de provisión de los derechos económicos y sociales y los demás objetivos del Estado en el mediano plazo. Además, en Colombia existe una reducida conciencia, presente en otros países, y es que aumentos en el gasto público se traducen en mayores impuestos en el futuro.


La ausencia de sostenibilidad fiscal puede llevar a convertirse en crisis fiscales y cambiarias que generan inestabilidad, reducen el crecimiento económico de largo plazo, aumentan la pobreza y el desempleo y disminuyen la capacidad de garantizar los derechos económicos y sociales. El incremento de la deuda pública obliga a la apropiación de mayores recursos para servir la deuda desviándola de otros objetivos y puede conducir a que en momentos de crisis se cierre la disponibilidad de crédito.

 

Además, el Estado compite con el sector privado por los recursos de capital de la economía elevando la tasa de interés, originando presiones sobre la moneda y reduciendo la inversión.


Los derechos económicos y sociales deben verse de una forma dinámica y no se puede sacrificar la provisión futura de los mismos por una política fiscal insostenible. Corresponde al legislador la definición del contenido concreto de los derechos económicos y sociales en consideración de la estabilidad macroeconómica y por lo tanto la provisión futura de los mismos.


Los instrumentos actuales de racionalidad fiscal y la eventual regla fiscal carecen de jerarquía y rango suficientes para asegurar la coordinación de todos los órganos del Estado en la consecución de la sostenibilidad fiscal. Es poco democrática la disociación que existe en el país entre los derechos y su exigibilidad por un lado, y los deberes de tributar y la racionalidad de unos recursos limitados por el otro, y pareciera que es una responsabilidad exclusiva de la autoridad fiscal garantizar que el balance es sostenible.


Desde 1994 el país ha presentado una inadecuada política fiscal que es percibida por los inversionistas internacionales como uno de los principales factores de riesgo de la economía colombiana. El crecimiento económico no es un fin en sí mismo, pero es el mecanismo más eficiente para garantizar la provisión de los derechos económicos y sociales, y por tanto debemos cuestionarnos qué hace que el crecimiento en Colombia sea inferior al de Estados similares, como Perú.


Este país vecino es más abierto al comercio internacional que Colombia, y emular su caso en donde ha aprovechado el crecimiento de la demanda de los mercados emergentes, es una tarea pendiente. El otro factor que diferencia a Colombia de Perú es que nuestra nación ha tenido un balance primario estructuralmente negativo.


El Gobierno Nacional ha aumentado el gasto de 9% del PIB en 1990 a casi el 20% el año pasado. La mayoría de estos son justificables, pero debe hacerse mayor énfasis en la eficiencia del gasto público, demandando mejoras en la calidad en la provisión de los servicios sociales, y en la sostenibilidad fiscal permitiendo un mayor crecimiento económico.

 

Mauricio Lizcano

Senador


 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado