Innovación, locomotora líder

Es definitivamente un acierto del Gobierno Santos definir la innovación como la locomotora líder d

Mauricio Molano
POR:
Mauricio Molano
febrero 01 de 2011
2011-02-01 01:00 a.m.

Da Vinci afirmó: “todo está conectado con todo; el secreto es encontrar las conexiones que nadie ha visto”. Pertenece la innovación a la naturaleza misma del ser humano. Peter Drucker nos recordó en su clásico Innovation and Entrepreneurship que el hombre es un Rerum Novarum Cupidus (Ávido por las cosas nuevas).
Es definitivamente un acierto del Gobierno Santos definir la innovación como la locomotora líder de los procesos de desarrollo económico y social en el contexto de la globalización; se acepta así que el conocimiento es el factor determinante del desarrollo sostenible.
¿Está Colombia preparada para acercar la innovación al conjunto social e incluir a sus diferentes actores en los procesos de generación, transmisión, difusión, aplicación y gestión estratégica de este proceso de cambio tecnológico?
El proceso innovador se puede medir en tres dimensiones: 1) El esfuerzo (% del PIB invertido en I+D); 2) El proceso (capital humano y su calificación, participación de los diversos sectores empresariales educativos sociales, esfuerzos colaborativos, redes, etc.) y 3) Los resultados (artículos publicados, patentes).
Rafael Orduz publica en Colombia Digital estadísticas sobre el esfuerzo innovador de Colombia, Corea y Finlandia. La inversión en I+D de Corea y Finlandia es 3% del PIB, diez veces superior a la colombiana; la participación del sector privado es inferior entre nosotros; por millón de habitantes en Colombia 130 personas trabajan en I+D, 7.500 en Finlandia y 4.000 en Corea. Entre 2003 y 2007 la Oficina de Patentes norteamericana aprobó 9 patentes de Colombia, 900 de Finlandia y 5.500 de Corea. Finlandia por millón de habitantes y por año publica 900 artículos en ingeniería y ciencias, Corea 300 y nosotros 10; nuestra colaboración universidad-empresa es baja; la proporción high tech en las exportaciones es 3% en Colombia, 21% en Finlandia y 33% en Corea. Sifuentes y Morales, investigadores de la Universidad de Carabobo, comparan los esfuerzos innovadores en Colombia y Venezuela para el periodo 1990-2006: de 315 patentes concedidas en Estados Unidos a los dos países, 283 son de Venezuela y 32 de Colombia.
El problema del retraso tecnológico (competitividad, productividad, I+D, innovación, según las épocas) es estructural, como lo confirma el libro que sobre las consecuencias de la Constitución de 1991 publica Fedesarrollo (Lora y Scartascini, editores); las autoras Eslava y Meléndez comentan sobre el tema en las dos últimas décadas: “…como motor básico del crecimiento económico”… la productividad fue un elemento fundamental en la definición de políticas públicas y de reformas económicas… “el desempeño de la productividad después de la ola de reformas no ha sido tan dinámico como se esperaba”.
Somos múltiples los actores de la innovación: empresarios y gremios, centros de investigación, sector educativo con el liderazgo de la universidad, Gobierno con sus instituciones, Colciencias, Universidad pública, Centros de Desarrollo Tecnológico, Sena, ministerios e institutos descentralizados a niveles regionales departamentales y locales, Fundaciones y otras ONG, sindicatos, cooperativas, etc., investigadores, usuarios, asesores, formadores, gestores, etc.
El propósito del Gobierno frente al desarrollo tecnológico se puede calificar de titánico, pues se trata no sólo de elevar el esfuerzo al destinar al sector el 1% del PIB y el 10% de de las próximas regalías; su tarea fundamental será complementar el impulso financiero con la convocatoria de los actores a la consolidación de la estructura institucional del Sistema Nacional de Innovación.
Hagamos una realidad esa búsqueda incesante de la innovación, inherente a nuestra naturaleza humana y, siguiendo la recomendación de Da Vinci, busquemos conexiones que no hemos visto, recuperemos las que hemos visto pero hemos olvidado o sigamos el ejemplo de países que las han visto y las han convertido en inspiradora realidad.
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado