Mauricio Perfetti del Corral
Análisis

El mercado laboral: evolución y coyuntura

Las cifras mensuales indicativas del comportamiento de la oferta laboral en Colombia provienen de la Gran Encuesta Integrada de Hogares.

Mauricio Perfetti del Corral
POR:
Mauricio Perfetti del Corral
septiembre 12 de 2017
2017-09-12 08:25 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6dd74cbda.png

Quiero invitar a una reflexión técnica que propicie una mejor comprensión de las cifras actuales del mercado laboral en Colombia. Para ello, es necesario adoptar una posición analítica integral que contemple las características del instrumento de medición, y observe las dinámicas y transformaciones socio-demográficas y económicas de las últimas décadas.

Las cifras mensuales indicativas del comportamiento de la oferta laboral de nuestro país provienen de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), la cual se fundamenta en los lineamientos y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo, lo que garantiza un alto rigor técnico y posibilita la comparación de las cifras entre países.

Actualmente, la GEIH es la operación estadística de mayor cobertura geográfica en el país. En 1999, las mediciones se realizaban para las siete ciudades principales; hoy, la encuesta tiene representatividad nacional y recolección de información en 437 municipios, con una muestra anual aproximada de 240 mil hogares. El Dane publica resultados mensuales del total nacional y del total agregado de las 13 principales ciudades y sus áreas metropolitanas, y trimestrales para el total de las cabeceras municipales, zonas rurales y cada una de las 23 ciudades principales y sus áreas metropolitanas.

El análisis de la información recolectada por la GEIH debe hacerse teniendo presente que las dinámicas laborales responden a factores estacionales y estructurales. La estacionalidad de los principales indicadores del mercado laboral a lo largo del año hace que existan diferencias significativas en los resultados de un mes a otro, y por esto es importante hacer comparaciones entre periodos de referencia equivalentes (resultados de julio comparados con julio del año anterior).

En términos estructurales, es preciso tener en cuenta que la GEIH, al ser una encuesta a hogares, recoge todas aquellas actividades de pequeña y gran escala en las cuales se ocupan las personas. Por ello, la comparación a priori de sus resultados con encuestas económicas en las cuales el universo de estudio son empresas o establecimientos con condiciones particulares, suele llevar a análisis equivocados.

Ahora bien, es usual que los analistas recurran únicamente a la tasa de desempleo como instrumento de análisis de la evolución del mercado laboral en general. Sin embargo, indicadores como la tasa global de participación y la tasa de ocupación complementan el contexto de los movimientos en las cifras de desempleo, ya que permiten medir las dinámicas asociadas al comportamiento de la ocupación y de la inactividad.

Por ejemplo, al analizar los resultados del mes de julio del 2017, se hace evidente que la tasa de desempleo de 9,7 por ciento, estuvo acompañada de un aumento de la tasa global de participación. Esto representó un incremento en la ocupación de 373 mil personas por encima de julio del 2016 (una variación de 1,7 por ciento). Es importante notar que en la composición de la población ocupada cobran cada vez más relevancia los sectores urbanos distintos a las capitales de departamento, que en los últimos 10 años han mostrado un crecimiento sostenido de su participación en el total de la ocupación, y que en julio agrupó el 24,6 por ciento de los ocupados del total nacional.

Así mismo, los cambios en la dinámica económica y en la estructura sociodemográfica de la población han transformado, a su vez, las dinámicas laborales del país en el largo plazo. La proporción de la ocupación por ramas de actividad en los últimos 14 años ha presentado cambios importantes. Ramas como actividades inmobiliarias y empresariales, construcción, y transporte, almacenamiento y comunicaciones han ganado importancia en la generación de empleo al compararlo con los niveles presentados en el 2002, y de forma paralela se han caracterizado por una contribución progresiva al crecimiento económico del país.

Estas dinámicas se han visto acompañadas de disminuciones en la tasa de desempleo y de crecimientos en los índices de ocupación y participación, en los cuales ha sido evidente el cambio estructural que presenta la participación laboral de las mujeres y, en los últimos 5 años, la de la población joven. Este análisis de participación permite comprender mejor las dinámicas coyunturales de los resultados agregados del mercado laboral, que aunque ha venido en aumento, en el corto plazo es uno de los determinantes de las variaciones de los indicadores, dada su dinámica de entrada y salida del mercado por razones de estudio, oficios del hogar o diversos motivos propios de esta población.

El Dane tiene la misión de producir y entregar al país información estratégica, y ello conlleva la responsabilidad de evolucionar al ritmo en que lo hacen los sectores que estudiamos. En el caso del mercado laboral, es importante analizar las cifras desde una aproximación integral, que considere que la ocupación es generada no solo por los sectores tradicionales de la economía colombiana como agricultura, comercio y servicios; que la ocupación no se genera solo en las principales ciudades; que en los últimos años las transformaciones sociodemográficas y económicas del país han aumentado de forma histórica la participación laboral, y que el instrumento mediante el cual esta información es recolectada responde a estándares internacionales y a una de las encuestas a hogares más rigurosas de América Latina.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado