Mauricio Reina

Falcao no debe ser merengue

Mauricio Reina
Opinión
POR:
Mauricio Reina
octubre 26 de 2012
2012-10-26 01:07 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

Algo me dice que estoy solo en este debate, pero las cosas hay que decirlas: Falcao García no debe ir al Real Madrid.

Aunque todavía no hay una propuesta formal, los rumores crecen con cada día que pasa y cada gol que él marca.

A todo el mundo le parece que el matrimonio de Falcao con el Real no solo es conveniente, sino, además, inevitable.

Al fin y al cabo, estamos ante uno de los mejores delanteros del mundo, y frente a un equipo que se dedica justamente a comprar a los mejores futbolistas del orbe para que no los tenga el rival.

El Tigre no debería ser merengue por dos motivos. El primero es deportivo: Falcao todavía es un jugador en desarrollo.

Si a alguien le parece exagerada esa apreciación, conviene recordar que hace apenas unos días hizo su primer gol de tiro libre en la Liga.

Según contó Diego Simeone, desde hacía varias semanas Falcao venía practicando tiros libres de manera obsesiva, porque sabe que ahí tiene un aspecto por desarrollar.

Entre los 47 goles que había marcado, hasta la semana, pasada, con la camiseta del Atlético, había de todo: con la izquierda, con la derecha, de cabeza…, pero no de tiro libre.

¿Uno de los mejores jugadores del mundo entrenando horas extra para adquirir una destreza que no tenía? Lo dicho: un crack en desarrollo. Pues resulta que la mayoría de los jugadores que compra el Real Madrid no llega al club a desarrollarse, sino a chupar banca. Desde Kaká, pasando por Albiol, hasta Modric, en el banco del Real reposan decenas de millones de euros, mientras los talentos de sus jugadores se van marchitando.

Incluso, si el Tigre jugara 90 minutos por partido, lo haría restringido por la densa sombra del petimetre aquel que no permite que nadie brille más que él.

Para no ir más lejos, volvamos a los tiros libres: Ronaldo no dejaría que Falcao volviera a ver uno más en su vida en el Real.

Eso nos lleva al segundo motivo, quizás el más importante, por el cual Falcao no debería ser merengue. Uno de sus rasgos esenciales es su personalidad: aplomado, transparente y solidario.

¿Qué futuro le esperaría en ese nido de fieras ególatras, inmaduras e histéricas que es el Real Madrid? ¿Qué haría la primera vez que corriera a celebrar un gol de Cristiano y él lo parara con su consabido gesto de ‘calma, calma, que aquí quien celebra soy yo’? ¿Qué cara pondría cuando Mourinho le asestara su segundo jab a la mandíbula de Tito Vilanova?

¿Qué partido tomaría en el próximo agarrón de Casillas con Ronaldo? ¿Qué opinaría de unos directivos que han hecho del poderoso Real el equipo más endeudado de toda la Liga española?

Sería una catástrofe que el Real Madrid le marchitara el juego a Falcao, pero peor aún sería que le pudriera el alma.

Mauricio Reina

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado