Mauricio Reina

El manejo de las estadísticas

Mauricio Reina
Opinión
POR:
Mauricio Reina
junio 19 de 2015
2015-06-19 03:40 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

Hace un par de días este diario destacó un hecho que desde hace rato preocupa a muchos observadores. “No deja de llamar la atención que el Dane, que tradicionalmente ha sabido reportar sus estadísticas de forma neutral, opte por la táctica del maquillaje que busca tapar con titulares otras noticias que no son buenas”, dijo la sección ‘Brújula’ el martes pasado.

El comentario se refiere a la manera como la entidad encargada de las estadísticas en el país reportó en sus comunicados de prensa los datos de abril de la industria y el comercio, destacando el aumento del empleo de ambos sectores, y relegando a un lugar secundario el retroceso en la producción manufacturera y en las ventas del comercio.

Alguno dirá que la decisión de destacar los avances del empleo obedece a una preocupación por el estado del mercado laboral. Pero convengamos que al hacer el seguimiento mensual de los sectores económicos, los analistas suelen priorizar su dinamismo (medido a través de su producción y/o sus ventas) sobre la generación de empleo, lo que se refleja en la manera como están estructurados los informes de la entidad.

Pero una cosa parece ser la estructuración técnica de los informes y otra la manera como se presentan al público. Desde hace varios meses, los usuarios de las cifras del Dane hemos visto con asombro cómo la titulación de sus comunicados ha ido adquiriendo un curioso matiz editorial, que destaca los buenos resultados y relega los malos a un segundo plano.

Ese ‘manejo’ de las estadísticas es criticable en cualquier entidad pública, obligada a rendir cuentas sobre los aspectos buenos y malos de sus políticas, pero es mucho más censurable en el caso del Dane. En cualquier país serio, las instituciones encargadas de recolectar y procesar las estadísticas se caracterizan por tener una total independencia frente al gobierno de turno.

Para dimensionar la importancia de esa condición, revisemos dos casos cercanos en los cuales no hay una entidad independiente y creíble a cargo de las estadísticas. Hace un par de años, el Fondo Monetario Internacional le llamó la atención a Argentina por el mal manejo de sus estadísticas, por las que ni siquiera el Ministro de Economía era capaz de responder (http://bit.ly/1J6qzMJ). La situación es tan grave, que hoy Argentina carece de datos oficiales sobre pobreza, dejando el tema a la creatividad de los funcionarios de turno. El segundo caso es el de Venezuela, donde hace unos meses se empezó a registrar un sospechoso retraso en la publicación de las cifras sobre inflación, que todos sospechan es una de las mayores del mundo.

Por supuesto que el caso de Colombia es totalmente distinto. Sin embargo, no puedo dejar de recordar que el otro día una amiga me preguntó por qué yo confiaba en la caída del desempleo que reportaba el Dane, si estábamos en plena desaceleración de la economía. Yo le respondí que no tenía ninguna duda sobre la credibilidad del Dane como una entidad sería e independiente. Supongo que la próxima vez que nos veamos me va a preguntar por los comunicados de prensa.

Mauricio Reina
Investigador de Fedesarrollo
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado