Mauricio Reina

Del paro agrario al pacto agrario

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
septiembre 13 de 2013
2013-09-13 04:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

Ahora que se han iniciado las conversaciones para sentar las bases del famoso ‘pacto nacional agrario’ que resultó del paro nacional agrario, conviene precisar algunas cosas que son esenciales para que todo esto no termine solo en el cambio de un par de letras.

Aunque muchos siguen en el plan de lanzar consignas sin revisar ni una sola cifra, otros han decidió analizar la realidad y han encontrado tres cosas que los han sorprendido. La primera es que las importaciones no han sido la causa de la crisis. En lo corrido de este año hasta junio, las importaciones agropecuarias de Colombia apenas aumentaron 0,1 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, y en el caso concreto de los alimentos el crecimiento incluso fue negativo.

La segunda es que el agro colombiano sigue siendo muy cerrado. En los sectores que más se han quejado en los últimos meses, las importaciones son modestas comparadas con la producción nacional: las de papa representan menos de 1 por ciento, las de leche menos de 3 por ciento y las de arroz menos de 5 por ciento.

La tercera es la escasa liberalización de las importaciones generada por el TLC con Estados Unidos, al que muchos le achacan la crisis. La mayoría de los productos sensibles tienen largos plazos de liberalización con periodos de gracia. El arroz se desgravará en 19 años, con 6 de gracia; los cuartos traseros de pollo en 18 años, con periodos de gracia de entre 5 y 10 años; y el maíz y el sorgo en un periodo de 12 años.

Pero avancemos en la discusión, con una idea que es fundamental para sacar al agro colombiano de su crisis actual: si queremos tener un sector agropecuario dinámico, debemos hacer un viraje desde la protección de sectores ineficientes hacia la promoción de exportaciones de productos en los que somos competitivos.

La evidencia es contundente. Mientras Colombia se ha dedicado a proteger el agro, con las consecuencias lamentables que estamos viendo, vecinos como Perú, Chile y Brasil se han volcado a exportar para aprovechar el auge de la demanda mundial con excelentes resultados. Según datos de la FAO, desde comienzos del siglo hasta el 2011 la producción agrícola colombiana aumentó alrededor de 18 por ciento, en medio de protección y polémicos subsidios. Mientras tanto, en el mismo periodo, la producción agrícola chilena creció el doble (38 por ciento), la de Brasil cuatro veces más (68 por ciento) y la de Perú cinco veces más (94 por ciento). No sobra recalcar que esos tres países redujeron sus índices de protección agrícola respecto al caso de Colombia.

El modelo proteccionista del agro colombiano ha sido perverso: bajo crecimiento, grandes rentas para latifundistas y una precaria situación del campesinado. A ver si en este tema también dejamos de mirarnos el ombligo y aprendemos un poco de los demás.

Mauricio Reina

Investigador Asociado de Fedesarrollo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado