Miguel Gómez Martínez

Petro paquete

Miguel Gómez Martínez
Opinión
POR:
Miguel Gómez Martínez
noviembre 04 de 2015
2015-11-04 02:53 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

Del cambio para Bogotá, es un buen momento para reflexionar sobre lo que sucedió en la capital con las promesas que hace cuatro años hizo Gustavo Petro para obtener el favor popular. La Contraloría Distrital presentó hace pocos días un implacable informe sobre los incumplimientos de la actual administración municipal. Son 30 en total y confirman que, en términos de ejecución, la administración saliente fue un fracaso total. Ciñéndome al trabajo del ente fiscalizador, voy a recordar los más importantes.

La jornada única solo se implementó en 4 de los 50 colegios distritales. De 70.000 Viviendas de Interés Prioritario prometidas, únicamente se construyeron 2.934. Aguas de Bogotá, la solución de Petro al tema de las basuras, solo cubre el 52 por ciento del área de la ciudad, la empresa es inviable y tiene que ser nuevamente capitalizada. De las 100 motos eléctricas 90 están inservibles. Las 45 obras de infraestructura están inconclusas por un valor de un billón de pesos. No se desarrolló ningún parque de reciclaje, y solo 22 de las 60 bodegas para recicladores programadas operan hoy. No se definió la nueva zona para la disposición de residuos sólidos, mientras Doña Juana se encuentra cerca de su máximo nivel de almacenamiento. No se creó el Instituto Distrital de Oncología. Capital Salud, la EPS del Distrito, está en causal de disolución, con pérdidas de 211 mil millones y una cartera de 89 mil millones. No se reabrió el Hospital San Juan de Dios, que sigue estando en un limbo jurídico. No se construyó ninguna de las 2 ampliaciones de la Universidad Distrital. Solamente 8 de los 39 colegios inconclusos fueron terminados. No se construyó ningún colegio nuevo. Únicamente se construyeron 6 jardines infantiles nuevos de los 1.000 prometidos, pues los otros 51 son contenedores adecuados con licencia temporal para 5 años. Solo se construyeron 3 de los 16 puentes peatonales proyectados. No se definieron los nuevos operadores de la fase 1 de Transmilenio. Únicamente se construyeron 56 kilómetros de vías para bicicletas de los 145 kilómetros prometidos. Petro prometió que habría, al finalizar su mandato, 5 kilómetros de metro. Solo hay estudios y diseños electrónicos. Se adjudicó un cable aéreo, pero ninguno ha sido construido. Solamente se hizo reparcheo de unos tramos de calzadas de Transmilenio en la Autonorte y la Caracas; no se adjudicó ni construyó el Transmilenio por la Boyacá. La ciudad está sucia, desordenada, descuidada e insegura.

Todo este desastre ocurrió en medio de abiertas violaciones de la ley, de desafíos a la institucionalidad y de una explosión burocrática sin precedentes. En el 2011, había en Bogotá 29,625 contratistas, y cuatro años más tarde eran 40.040, con un crecimiento del 35 por ciento. Petro demostró que no tiene equipo, lo que explica el cambio constante de los funcionarios. Confirmó que sabe dar discursos, pero que no tiene ni idea de administrar. Este es el gobierno en el cual se violó, de frente y sin límites, los principios de la contratación administrativa como lo confirman los estudios de la Contraloría, la Veeduría y la Personería Distrital.

Como somos un pueblo de corta memoria, todo este listado para recordar que en campaña se ofrece el cielo, pero que todo depende del equipo y la capacidad de administrar lo público aquí en la tierra.

Miguel Gómez Martínez

Asesor económico y empresarial

migomahu@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado