Natasha Scott

Fortalecimiento del rol de la mujer

Natasha Scott
Opinión
POR:
Natasha Scott
marzo 09 de 2015
2015-03-09 12:35 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb778715a32.png

Este es un año hito para el Día Internacional de la Mujer y, en especial, para el Movimiento Internacional de la Mujer. Veinte años atrás, 17.000 participantes y 30.000 activistas se reunieron en Beijing para la inauguración de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, un número sin precedentes. Los participantes tenían un propósito claro: igualdad de género y fortalecimiento del rol de la mujer en todo el mundo.

En esa oportunidad, se emitió la Declaración de Beijing y se desarrolló la Plataforma de Acción, documentos que se adoptaron por unanimidad en 189 países. Fue un suceso en materia de cooperación internacional para asegurar los compromisos sobre el lenguaje y la intención acerca de los derechos de la mujer. No hemos visto, desde entonces, una declaración tan categórica de apoyo para las mujeres. Desde que se realizó la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer se ha progresado, sin embargo, no hemos alcanzado lo que se anhelaba en 1995.

A nivel global, más de una de cada tres mujeres ha sido golpeada, forzada sexualmente o abusada de alguna otra forma. Durante los últimos 20 años, hemos visto que el porcentaje de mujeres en los parlamentos alrededor del mundo, subió de 11,3 a 22 por ciento. Hoy, de cada cinco parlamentarios solo hay una mujer. Asimismo, las mujeres reciben, en promedio, un sueldo entre 10 y 30 por ciento menor al de los hombres. Estas estadísticas son crudas, pero también existen muchas historias inspiradoras para el cambio y el progreso, en las cuales Australia es protagonista.

Durante la presidencia de Australia en el G20, los líderes del Grupo se comprometieron a tomar medidas para reducir la brecha de participación laboral entre hombres y mujeres en las economías del G20, creando un potencial para llevar a 100 millones de mujeres a formar parte de la fuerza laboral global en los próximos diez años.

Como Embajadora australiana para las Mujeres y Niñas, he viajado a 17 países a lo largo de la región del IndoPacífico y sus alrededores para entregar un mensaje simple e indiscutible: la prosperidad global y la igualdad de género están conectadas indisolublemente. Me he reunido con mujeres que han sobrevivido a la esclavitud y al abuso extremo en esta región. Más recientemente, en Camboya, conocí a mujeres jóvenes en la organización Hagar Internacional, quienes con el apoyo australiano, están construyendo una nueva vida. En India, he trabajado con mujeres jóvenes, con el objetivo de estimular sus aspiraciones de liderazgo.

La región del Pacífico constituye una prioridad especial para Australia, debido a que valoramos la cercana colaboración de nuestro Gobierno y la sociedad civil para enfrentar los altos niveles de violencia contra la mujer y en construir esfuerzos regionales para la promoción del liderazgo y el empoderamiento económico de la mujer

Este año, más que nunca, reconocemos la perseverancia de todos aquellos que están trabajando por la igualdad de género. Puede resultar desalentador mirar 20 años atrás y recordar que, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, estamos lejos de estar dónde necesitamos estar.

Como una comunidad global, debemos mantener nuestro compromiso para completar lo que comenzamos en Beijing en 1995. Todos nosotros: mujeres, hombres, niñas y niños, tenemos un rol que jugar en esta labor.

Natasha Stott
Embajadora australiana para las Mujeres y Niñas
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado