Nicola Stornelli García
análisis

¿Banda ancha para todos?

Es absurdo e inequitativo que en Bogotá y Medellín haya banda ancha,
digna de Corea del Sur, pero en otros lugares de Colombia todavía no exista.

Nicola Stornelli García
Opinión
POR:
Nicola Stornelli García
abril 29 de 2016
2016-04-29 12:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

El anuncio del presidente Santos, junto al ministro Luna, de las mil zonas WiFi para el país, indican, una vez más, que el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) ha tomado un camino errático de la mano de un joven político que piensa más en el corto que en el largo plazo.

Las grandes trasformaciones en el antiguo Ministerio de Telecomunicaciones comenzaron con esa dupla maravillosa de María del Rosario Guerra y Daniel Medina, que nos dejaron el Plan Nacional de TIC y Telecomunicaciones, el cual ha sido la ruta de quienes les sucedieron. Diego Molano, con el síndrome de Adán, trato de tirar al cesto de la basura lo hecho por sus antecesores, pero no pudo. Lo único significativo y valioso para rescatar de la administración de Molano fue convencer al presidente Santos de tender la gran troncal de fibra óptica que, hoy, prácticamente, conecta a toda Colombia; lástima que la banda ancha no ha llegado a todos los pueblos donde llegó la fibra.

¿Puede Diego Molano, sin estudios científicos que lo acrediten, decir que el Plan Vive Digital, impulsado por él, ayudó a disminuir la pobreza en Colombia? Eso fue lo que hizo en Cornell University, el pasado 29 de febrero (http://bit.ly/1Svjl4W), como lo pueden ver en la nota de prensa de dicha universidad.

Hace poco, algún áulico gobiernista –para no pensar que fue de Luna– me ripostó en las redes sociales mi falta de rigor académico para afirmar algunas cosas. Quiero dejar en claro que voté por Juan Manuel Santos dos veces y soy un defensor a ultranza del proceso de paz, pero ello no me impide ver el vaso medio vacío de ciertas ejecuciones, en especial las que tienen que ver con la sectorial de TIC y telecomunicaciones que es mi línea de estudio e investigación hace más de 10 años, como lo demuestra mi hoja de vida.

Desde hace mucho rato tengo claro la importancia de las TIC y las telecomunicaciones para el desarrollo del mundo. He afirmado que las TIC son hoy el eje transversal de la vida de todas las comunidades. Y, por ende, tengo claro que debe haber más y mejores accesos a internet. Pero construir 1.000 zonas WiFi y garantizar la conectividad por dos años, no es resolver el problema de acceso de tantos colombianos que hoy no gozan de una buena y estable conexión a internet. Actualmente, según una encuesta del Centro Nacional de Consultoría, el 68 por ciento de los colombianos considera que el acceso a internet debe ser un derecho fundamental (http://bit.ly/1YQHlDt). Así lo hemos dicho en varias oportunidades. Pero los colombianos se están conectando a internet más desde los teléfonos, porque es lo que hay, que desde una conexión robusta de banda ancha que les permita educarse o hacer negocios por la web. Muy seguramente, el Sena, por ser una institución gubernamental, no lo va a decir, pero conocemos, extraoficialmente, que la enorme oferta de educación virtual y la poderosa plataforma que la soporta no es utilizada en todo su potencial. Y si bien es cierto, el Sena es modelo internacional en todo lo que hace, no es menos cierto que los jóvenes de ciudades y pueblos pequeños tienen que acudir a cibercafés y telecentros para poder estudiar algún curso del Sena, porque en sus casas no hay internet.

Dado todo lo anterior, he iniciado una campaña por Avaaz para recoger un millón de firmas y presionar al Estado colombiano para aprovechar toda la infraestructura disponible y crear y disponer los recursos para una política pública de banda ancha fija que beneficie a todos los colombianos. Es absurdo e inequitativo que en Bogotá y Medellín haya banda ancha, digna de Corea del Sur, y en muchos lugares de Colombia aún no haya banda ancha. Y digo absurdo porque la troncal de fibra óptica, puesta y administrada por TV Azteca, se hizo con recursos públicos.

La banda ancha significa desarrollo, educación, bancarización, salud, trabajo y muchas cosas más. No la banda ancha angosta de los móviles. Usted llega a su casa o trabajo y se ‘pega’ del WiFi, que es la transmisión inalámbrica de una conexión de banda ancha fija.

No podemos seguir apostándole a una banda ancha móvil para que los operadores vendan ‘plancitos’ con Facebook y Whatsapp gratis. No podemos seguir engrosando las estadísticas de ignorantes informados del mundo. Eso no nos va a transformar. Para quienes quieran apoyar esta iniciativa pueden entrar a https://secure.avaaz.org/es/petition/El_Estado_Colombiano_Llevar_Banda_Ancha_a_todos_los_hogares/?eUTXtfb.

Nicola Stornelli García
Analista e Investigador de las TIC

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado