Nicola Stornelli García
coyuntura

‘Toconcla’

La Ocde criticó un proyecto de ley antimonopolio presentado en el 2012, que es el engendro que acaba de resucitar el senador Santos Marín.

Nicola Stornelli García
Opinión
POR:
Nicola Stornelli García
octubre 14 de 2016
2016-10-14 07:19 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

El país ha visto crecer la importancia de las TIC y las telecomunicaciones, y cómo su aporte al PIB es cada vez mayor. Prácticamente, desde la aparición de la telefonía móvil, Colombia ha contado con un jugador importante que ha creído en el país, América Móvil, que, a través de sus filiales, hoy en día, Telmex y Claro, con cuantiosas inversiones que en los últimos cinco años superan los 5.000 millones de dólares.

Por eso no es fácil entender que se organice un ‘Todos contra Claro’ (Toconcla), con el auspicio de sus dos más fuertes competidores, Tigo- UNE y Telefónica Colombia, las cuales son socias del Estado; las dos tienen una significativa participación accionaria estatal, y en el caso de Telefónica, recibió una capitalización injusta e inequitativa, de más de 3 billones de pesos.

Lo peor no es que Tigo-UNE y Telefónica se asocien para darle dentelladas a su más grande competidor; un sector con cuantiosas inversiones y lentos retornos en donde es normal que se actúe con fiereza con la competencia. Lo grave es que un Senador de la República se preste para ese juego.

Llamé al senador Guillermo Santos Marín, autor del proyecto de ley que enfila baterías contra la operación de América Móvil en Colombia, y no pude obtener sus impresiones a mis cuestionamientos. ¿En la Comisión VI del Honorable Senado de la República no hay quién asesore a los Padres de la Patria? Un proyecto de ley, llamado de manera rimbombante “Por la cual se crean instrumentos para proteger al usuario de servicios de telecomunicaciones móviles, incentivar la competencia en el sector y promover la masificación del acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicaciones”, y que reproduce lo dicho por el estudio “Actualización del Estudio sobre la competencia en el mercado de telefonía móvil en Colombia”, de Fedesarrollo (http://bit.ly/1XLlVHu) y que dice, claramente, que fue financiado por Tigo-UNE y Telefónica Colombia no puede ser el sustrato de un proyecto de ley tan importante y crucial para las TIC y las telecomunicaciones.

Hemos venido reclamando una política pública de banda ancha fija, posición respaldada por Aciem, y de manera enérgica por su anterior director, Julián Cardona. Portafolio cuestionó el abandono de la promoción y desarrollo de la banda ancha fija y criticó el proyecto denominado ‘Internet Móvil Social’, y no hemos oído un pronunciamiento de los congresistas que manejan dichos temas. ¿Hay algún análisis a la sostenibilidad del proyecto de 1.000 Zonas WiFi?

El Estado no puede seguir gastando recursos en proyectos que no son sostenibles en el tiempo. Y, por otro lado, el Congreso no puede usurpar funciones de la CRC. Phil Anderson, encargado de los informes analíticos de BNamericas en temas de TIC y Telecomunicaciones, se sorprendió con ese proyecto porque pensó que le habían cambiado las funciones a la CRC.

Julián Cardona, expresidente de Aciem por 15 años, dice “la situación a la cual ha llegado el mercado móvil en el país no es culpa de ningún inversionista, ya que, salvo que se le demuestre que ha hecho cosas irregulares, siempre ha actuado dentro del marco regulatorio generado por la CRC (antes CRT). Es decir, sino se demuestra lo contrario, se ha llegado a esta situación porque desde el inicio faltó visión a las entidades regulatorias para crear un entorno legal que no propiciara la concentración”.

La Ocde, en el análisis hecho al sector de las TIC y telecomunicaciones en el 2014, criticó un proyecto de ley antimonopolio presentado en el 2012, que es el engendro que acaba de resucitar el senador Santos Marín. Hoy, hay nueve operadores de TIC y telecomunicaciones y la norma de cargos asimétricos ha logrado disminuir la tan cacareada posición dominante de Claro. ¿Por cierto, el senador Santos tiene la información de quién es el operador dominante en banda ancha fija? Es Telefónica, y tiene totalmente abandonada la red de cobre que recibió de nuestro antiguo Telecom. Y Telefónica ha recibido, y sigue recibiendo, beneficios y contratos del Estado por ser su socia, y quién cuestiona que no haya más banda ancha fija. Nadie.

Claro tiene hoy presencia en 50 municipios donde es el único operador presente. En muchos de esas regiones, la operación no es rentable, pero llegó.

Amparados en una resolución de la CRC, el MinTIC puede impedir la participación de Telefónica y Claro en la subasta de la banda de 700 Mhz, llamada la ‘joya de la corona’, por sus facilidades de despliegue y su gran penetración en los temas de internet móvil.
El proyecto de marras beneficia a Tigo-UNE y a Telefónica porque les saca del mercado al más fuerte competidor del momento. ¿Es eso justo con un inversionista que ha creído en el país y ha llevado desarrollo a donde los otros no se han querido arriesgar?

Nicola Stornelli Garcìa
Analista e Investigador de las TIC.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado