Nicola Stornelli García
análisis

¿La cuarta revolución industrial, o el tren que nos dejó?

El gran problema que tiene Colombia es que la empresa privada no usa la tecnología adecuadamente, creen que es solo tener una página web.

Nicola Stornelli García
Opinión
POR:
Nicola Stornelli García
junio 23 de 2016
2016-06-23 08:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

La oportunidad de escribir en Portafolio, analizando lo que pasa en el mundo de las TIC y las telecomunicaciones, desde un lugar alejado del desarrollo y glamour de Bogotá y Medellín, nos da una perspectiva que me ha permitido ver el vaso medio vacío que no ven desde Bogotá, ni los lideres públicos ni los medios de comunicación e, incluso, algunos líderes del sector privado que con las cifras de ventas en las grandes ciudades ven un futuro promisorio.

Por lo anterior es que estoy muy feliz de haber coincidido con el anterior ministro de las TIC, Diego Molano, quien fue blanco de muchas de mis críticas a las políticas públicas del sector en Colombia. Molano dijo, recientemente, en entrevista a diferentes medios, a raíz del encuentro del Foro Económico Mundial en Medellín y, al ahora tan de moda, tema de la 4ª. revolución industrial: “tenemos la tecnología en la mano, ‘donde fallamos es cómo la usamos. Hay que pasar del gobierno electrónico al gobierno digital’. El gran problema que tiene Colombia es que la empresa privada no usa la tecnología adecuadamente, creen que es solo tener una página web. No, eso no es, es transformar su modelo de negocio. ‘Las empresas no innovan usando la tecnología, porque este no es el fin, es la herramienta’. El fin es cambiar el modelo de negocio, eso es ser innovador. ‘Y donde estamos peor es en el talento, porque cada profesional debería tener algo de ingeniero’.
Un médico debería saber usarla para hacer telemedicina. ‘El país que va a ganar esta nueva revolución va a ser el que tenga el capital humano para hacerlo’”. (Las comillas sencillas son mías)

Hace poco dije que un decano de un programa de Administración de Empresas de una universidad pública me había confesado que no sabe utilizar Dropbox, Google Drive, One Drive o Evernote. Me he cansado de repetir que estamos creando un país de ignorantes informados como dicen Enrique Carlos Angulo (QEPD) y Noy Godin en ‘Ignorancia avanzada (prolegómenos a una fenomenología)’. Nada más hay que ver las cavernas de trogloditas en que se han convertido los foros de los blogs o de las redes sociales de los medios de comunicación para entender, a cabalidad, lo que está pasando.

Así como la aparición de internet creo una nueva desigualdad y la Unesco creo el concepto de brecha digital y de brecha cognitiva, el advenimiento de la sociedad del conocimiento creará unas nuevas capas sociales en las que una élite, educada y privilegiada, está entendiendo que las TIC y las telecomunicaciones van más allá del copy paste, de los videos juegos o de tener amigos en Facebook.

A los que están leyendo este artículo los reto a que se respondan, honestamente, qué tanto buen uso y apropiación de las TIC están haciendo. Una sola pregunta: ¿ha editado un documento en línea con su equipo de trabajo? A todos los que se respondieron a sí mismos, no lo he hecho, va este artículo que no es una crítica al ministro Luna o al MinTIC. Es al Estado y a toda nuestra dirigencia, pública y privada.

Colombia es un país de ciudades, sí. Pero Colombia es mucho más que Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cali, Bucaramanga y Manizales. Incluyo a Manizales y no a otra ciudad intermedia por todo el desarrollo de industria de BPO, ITO y KPO que está teniendo, y cómo dejar de mencionar que es hoy la ‘Little Pixar’ colombiana. ¿Y el resto del país? Muy bien, gracias.

No me canso de repetir que no hay banda ancha. La fibra óptica llegó, pero no la banda ancha que es un prerrequisito esencial para el desarrollo de la cuarta revolución industrial. Es un prerrequisito, no un requisito. Mientras no haya banda ancha y creamos que con la ‘bandita anchita’ de los móviles vamos a dar a un salto cualitativo estamos jodidos. Me perdonan la expresión, pero estoy cansado de repetirlo.

Colombia es un país muy desigual e inequitativo y la 4ª revolución industrial va a comenzar a llegar, pero a las grandes ciudades, creando nuevas y más profundas desigualdades. En 2007, en un panel de un congreso de telecomunicaciones de la Andi, sostuve que las TIC necesitan un marco tributario especial para ser un motor decisivo en el desarrollo del país. Dicha posición sigue teniendo validez y, en especial, en el propósito de irrigar los beneficios de las TIC a las regiones. Necesitamos una norma que nos permita crear parques tecnológicos como zonas francas de desarrollo tecnológico, pero con estímulos más grandes si es provincia. Esa es la gracia.

Nicola Stornelli García
Analista e Investigador de las TIC.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado