Nicolás de Zubiría Gómez

El debate del desenganche

Nicolás de Zubiría Gómez
POR:
Nicolás de Zubiría Gómez
mayo 12 de 2008
2008-05-12 11:54 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c551739ac.png

A medida que la economía norteamericana está casi en recesión, el mundo en desarrollo está aprendiendo a desplegar sus alas. Los economistas continúan discutiendo si las economías emergentes seguirían a E.U. en camino a la recesión. La tesis más pesimista dice que "no tiene sentido hablar de desenganche en una era de globalización". Las economías se han inter-relacionado a través del comercio y las finanzas, que deberían hacer que los ciclos de negocios sean más sincronizados y no menos. Los recientes datos sugieren que el desenganche no es un mito. Efectivamente, este fenómeno podría salvar la economía mundial.

El desenganche no significa que una recesión en los E.U. no tendría impacto en los países en desarrollo. Eso sería necio. Tales países se han vuelto más integrados a la economía mundial, como lo comprueban el crecimiento de sus exportaciones desde un 25% de su PIB en 1990, a casi un 50% hoy día. Claro que sus ventas a E.U. disminuirán por la situación actual de este último país. El punto es que sus tasas de crecimiento disminuirán mucho menos que en previas recesiones norteamericanas. La mayoría de estos países en desarrollo tuvieron un crecimiento fuerte durante el cuarto trimestre del año pasado, a pesar de que la economía estadounidense prácticamente se paró y su importación de bienes no petroleros prácticamente se detuvieron.

La razón es que mientras las exportaciones de países emergentes a E.U. cayeron, las otras exportaciones a países emergentes han aumentado. El crecimiento de las exportaciones chinas disminuyeron un 5% en el año hasta enero, pero las exportaciones a Brasil, India y Rusia crecieron más del 60%, y los envíos a los países exportadores de petróleo crecieron un 45%.

Un segundo factor es que en muchos mercados emergentes el consumo doméstico y la inversión se aceleraron durante el 2007. El gasto de los consumidores subió tres veces más rápido que el mundo desarrollado. La inversión parece estarse manteniendo aún mejor. El gasto de capital subió un 17% en las economías emergentes en el año pasado, comparado con un aumento anémico del 1,2% en las economías desarrolladas.

Los escépticos argumentan que mucha de esta inversión, especialmente en China, está en el sector exportador y así las exportaciones a E.U. bajarían mucho. Pero menos del 15% de la inversión china está ubicada en las exportaciones. Las cuatro economías emergentes que aportaron el 40% del crecimiento global no son dependientes de E.U., ya que China exporta solo el 8% de su total a E.U., 4% India, 3% de Brasil y 1% de Rusia.

El mundo entero está cambiando muy rápidamente, y así vemos que las cosas se están equilibrando más con alivio para los países, en especial los del mundo en desarrollo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado