Nohora Vargas

Turismo sostenible

Nohora Vargas
Opinión
POR:
Nohora Vargas
octubre 10 de 2012
2012-10-10 12:35 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb7b6ec7408.png

Con la adopción de la Política Pública de Desarrollo Local en Colombia se dará paso oficialmente a un esquema de planificación regional basado en la articulación de esfuerzos público-privados liderados por comunidades empoderadas que planifican y gestionan territorios posibles, con una visión global asociada a la innovación como factor de desarrollo.

Ya existen en el país múltiples ejemplos de emprendimientos comunitarios con este enfoque, sobre los cuales hay resultados de impacto documentados.

Los más conocidos corresponden a las 71 iniciativas priorizadas entre las 213 propuestas presentadas a la convocatoria OVOP Colombia (2010), y al menos 15 proyectos turísticos comunitarios que respalda el MCIT con las alcaldías locales y organizaciones solidarias en varios municipios.

La mayoría de estos emprendimientos coinciden con apuestas productivas en los sectores agropecuario, agroindustrial, artesanía y turismo, este último, que, por su fuerte capacidad de impacto en el desarrollo local, concentra el interés de este artículo.

Desde el turismo, familias campesinas, grupos étnicos y comunidades de diferentes rincones del país están gestando soluciones autónomas para crear fuentes de empleo e ingreso, en pro de un mayor bienestar, haciendo tangible la innovación y generando oportunidades para pequeños negocios que han asumido el reto de diseñar productos originales y auténticos, que sean competitivos nacional e internacionalmente.

Son apuestas de mediano y largo plazo que requieren construcción de una visión colectiva, fortalecimiento de capacidades de la comunidad, transformaciones sobre el territorio, reconocimiento de las formas de aprovechamiento sostenible de sus recursos, y mayor sentido de pertenencia, por su identidad y territorio.

Un vistazo a la demanda demuestra que los productos turísticos comunitarios diseñados de este modo son consecuentes con las tendencias actuales del mercado, y que los turistas prefieren y están dispuestos a pagar por experiencias únicas alrededor de vivencias en armonía con la naturaleza e identidad de otras culturas.

Bajo esta perspectiva global, una de las principales ventajas del turismo como apuesta estratégica comunitaria en los territorios con potencial turístico es que facilita la venta integral del destino, puesto que los bienes y servicios que produce la comunidad y consumen los visitantes hacen parte de una experiencia única alrededor de vivencias asociadas a la actividad productiva local, sitios y actividades culturales, comida típica, artes, tradiciones, entre otros.

En este contexto, el turismo integra una gran cadena de valor intensiva en empleo y generación de oportunidades para cientos de miles de microempresarios que conforman, en su gran mayoría, esta industria.

No en vano, la Ley 1558 de 2012 reconoce el turismo como industria esencial para el desarrollo del país y provee los instrumentos a capitalizar para el fomento y desarrollo del turismo sostenible.

El Viceministerio de Turismo tiene una importante tarea para articular a nivel gubernamental su proyección como amplia cadena de valor y potenciar el impacto de los proyectos turísticos comunitarios.

n esta dimensión, hay un camino trazado que nos aproxima a construir paz desde el turismo sostenible como artífice de la innovación, la preservación del medio ambiente y la cultura, del progreso e igualdad de oportunidades.

Nohora Isabel Vargas C.

Presidente Q Business

nohoraisabel@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado