Óscar Mendoza P.

Bogotá ‘business’ plan

Óscar Mendoza P.
POR:
Óscar Mendoza P.
septiembre 06 de 2012
2012-09-06 01:02 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7ca12d21eb.png

Llegué a vivir a Bogotá en 1995, atraído, como otros millares, por las oportunidades que brindaba la ciudad en empleo, educación, salud, emprendimiento y cultura, entre otros.

Hoy, casi 18 años después, veo con profunda preocupación el futuro a corto y mediano plazo de nuestra capital.

La mayoría de los dirigentes que han estado a su mando en los últimos años, han sido políticos y no gerentes, sin importar partido o credo.

Cuando se revisa la historia de países y ciudades que muestran logros significativos y avances en la calidad de vida de sus habitantes, en el crecimiento y sostenibilidad de su modelo de desarrollo, todos tienen en común una cosa: un plan de negocios.

Construyeron su carta de navegación, definieron objetivos claros, articularon una visión de futuro apalancada por la sinergia de lo público y lo privado, y, sobretodo, definieron un proyecto que se convirtió en política de Estado, cuyos propósitos y metas superiores eran conocidos y compartidos por toda la comunidad y no quedaban a merced de la perspectiva e intereses particulares de los gobernantes de turno.

¿Qué era Malasia hace 40 años, y qué es hoy? ¿O qué decir de naciones, ciudades o Estados como Mónaco, Chile, Portugal, Panamá, Costa Rica, La Florida, Curitiba o Berlín? ¿Por qué siete de las 10 primeras ciudades catalogadas por The Economist, en agosto de 2012, en el ranking de mejor calidad de vida pertenecen a Canadá y Australia?

Este análisis se elaboró con base en cinco indicadores: salud, educación, criminalidad y estabilidad, infraestructura y medio ambiente, y ocio; y se evaluaron aspectos básicos como la salud pública, la calidad de la alimentación, facilidad de acceso a vivienda, movilidad, entretenimiento, delincuencia y seguridad ciudadana, entre otros. Bogotá ocupó el puesto 111.

Todos ellos, con sus recursos y limitaciones, construyeron su Business plan, lo cual es muy diferente a los documentos Conpes, los programas de gobierno del candidato elegido o las leyes que reposan en los anaqueles sin ejecución.

Los países del denominado ‘milagro asiático’ basaron su estrategia en tecnología, productividad y competitividad. Mahathir Mohamad, primer ministro de Malasia, lideró el diseño del plan país, aprovechando el atributo de su privilegiada posición geográfica, pasando de punto de convergencia comercial a lugar estratégico para las tecnologías de información, comunicaciones y datos. Panamá, hoy es logística, turismo y divisas.

Berlín trabaja para ser la capital de Europa. Baltimore acaba de lanzar la convocatoria para 10 mil familias de inmigrantes, con un claro requisito de emprendimiento e inversión.

La ciudad tiene claro qué quiere, para dónde va y qué necesita.

No podemos seguir en discusiones inocuas sobre la pertinencia del metro, la tercera pista de Eldorado o qué hacer con la séptima. Es prioritario para las localidades y para Bogotá diseñar su plan de negocios, definir los objetivos, la visión, la marca, los atributos, diseñar las estrategias, el tablero de control y poner en práctica todos los aprendizajes del mundo empresarial. Entidades públicas y privadas trabajando en equipo por una empresa que hay que volver viable, rentable, sostenible y que satisfaga a sus clientes (habitantes). El nombre de la empresa es Bogotá. Más planeación y menos improvisación.

Oscar Mendoza P.

Consultor Empresarial

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado