Otros Columnistas
coyuntura

A especializarse en sísmica

El término utilizado en el sector petrolero puede ser un buen símil de lo que se espera para los mercados en los próximos meses.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
enero 09 de 2017
2017-01-09 07:22 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Sin lugar a dudas, el 2017 será un año en el que perfeccionaremos los conocimientos sobre la volatilidad de los mercados financieros por aspectos sociales, políticos y económicos en el mundo con sus responsables bien definidos y que multiplican la incertidumbre.

En 2016 los hechos que sorprendieron al mundo fueron varios y los efectos en los mercados no se hicieron esperar, de tal forma que están delineando el día a día del nuevo año.

Claramente, esos eventos nos enmarcan cómo será lo que viene. Dice la tradicional frase: “desde el desayuno se sabe cómo va a ser la cena”.

Y es que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene a los mercados a la expectativa todos los días de su cuenta en Twitter (@realDonaldTrump), pues desde allí dispara en cualquier momento, sin previo aviso, decisiones de Gobierno con efecto directo sobre los mercados.

En la primera semana del año fue enfático en que impondría aranceles a aquellas empresas de automóviles que, en lugar de invertir en plantas y empleos en Estados Unidos, lo hicieran en México.

Este anuncio llevó a la gigante Ford a retractarse de una inversión por más de US$1.000 millones para preferir ampliar su planta en el estado de Michigan.

Esto generó de inmediato un efecto sobre el peso mexicano, que se ha debilitado fuertemente en el inicio del año y ha obligado la intervención del Banco Central para controlar el desplome.

En la misma semana, Trump se refirió a Toyota y a sus inversiones en el país azteca, tumbando su acción, además de haber dicho que no estaría de acuerdo con la posible adquisición de AT&T sobre TimeWarner, lo que ha llevado a que la acción de esta última caiga en la bolsa de Nueva York.

Todo esto es efecto de anuncios del líder político desde Twitter, sin haberse posesionado.

De otro lado, se conoció el contenido de las minutas de la Reserva Federal (FED) correspondientes a su reunión de diciembre cuando subieron las tasas de interés a 0,75%, tal como lo esperaba el mercado.

Todo apunta a que este año se moverán más veces que en 2016 y 2015, pero también es claro que la volatilidad del mercado y la incertidumbre de la llegada de Trump mantendrán en evaluación estricta las cifras macro, por lo menos durante todo el primer semestre del año.

De ser así, consideramos un aumento en los tipos de intervención solo hasta el segundo semestre del 2017, pues en los primeros seis meses del año tenemos además anuncios de producción de los países extractores de crudo asociados en la OPEP, así como las elecciones en Francia que podrían marcar la división final de la Unión Europea.

La volatilidad para este evento inicia desde el mismo seguimiento a las encuestas, por lo que se puede esperar algo muy parecido a lo vivido en las elecciones presidenciales estadounidenses.

La credibilidad de la OPEP está en juego y pareciera que sus miembros buscarán hacer respetar su palabra.

En los primeros datos recopilados por analistas del sector petrolero mundial ya se ve una reducción en el bombeo de los países de la organización desde diciembre y que continuaría en enero, mes en el que se da inicio a los acuerdos alcanzados a finales de noviembre para recortar la producción.

De confirmarse los datos, el petróleo tendría cómo alcanzar los US$60-$62 por barril durante el primer trimestre del año, lo que motivaría un repunte de los mercados emergentes.

En el caso particular de Colombia, se vería beneficiado por un mini-rally de la bolsa de valores y el fortalecimiento del peso frente al dólar, dando así un respiro a las cuentas fiscales del Gobierno.

Sin embargo, dado el caso que algún país decida aumentar el bombeo de crudo -afectando el acuerdo de los demás productores- motivaría que el mercado venda su posición en los futuros del WTI y Brent.

La volatilidad estará al orden del día en 2017, nos especializaremos en sísmica (retomando términos del sector petrolero).

Camilo Silva Jaramillo
Valora Inversiones

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado