Otros Columnistas
análisis 

Ahorrar: el camino para enfrentar la reforma pensional

Condiciones para su retiro cambiarán. La mejor opción es ahorrar para enfrentar las transformaciones que tenga el sistema general de pensiones. 

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
abril 06 de 2016
2016-02-17 08:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Es muy probable que a quienes tengan hoy menos de 45 años de edad, sus condiciones pensionales les cambien, teniendo que trabajar más años y con mesadas inferiores a las que hoy existen, como resultado de necesarias reformas pensionales.

Recientemente, el Banco Interamericano de Desarrollo en su texto ‘Hacia un país con altos ingresos con movilidad social’, se volvió a pronunció sobre la imperiosa necesidad de hacer una reforma pensional. La entidad plantea acciones como: incrementar el tiempo de cotización o las semanas mínimas para acceder a la pensión para los afiliados al Régimen de Prima Media (Colpensiones); aumentar la edad a 62 (mujeres) y 65 (hombres). Hoy es de 57 y 62, respectivamente. Elementos técnicos fundamentales a tener en cuenta en una debate de reforma pensional.

Todo lo anterior si se quiere mantener una tasa de reemplazo alrededor del 65 por ciento, es decir, si se pretenden conservar mesadas en Colpensiones, similares a las que se liquidan actualmente en dicha entidad. Sin que esto implique seguir creciendo el déficit fiscal, por concepto de pago de pensiones públicas altamente subsidiadas. Es pertinente recordar que el Gobierno ha señalado que este año sí presentará la reforma pensional.

Dicho lo anterior, es esencial entender que la responsabilidad de construir ahorro previsional o capital para la vejez, parte de nosotros mismos, es lo que llamo ‘conciencia pensional’. Por consiguiente, cada persona debe pensar en su futuro, en la edad adulta. Es necesario construir un plan de ahorro constante para el retiro, el cual complemente la pensión.

Independiente del esquema de ahorro que se elija, la clave será hacer aportes mensuales y no retirar ese dinero para llevarlo a consumo, y así lograr que se traduzca en un complemento de su pensión obligatoria y le ayude a cerrar su brecha pensional.

Existen diversas opciones, entre otras: los fondos de pensión voluntaria y las inversiones en activos inmobiliarios. Cada uno escogerá la alternativa que considere más adecuada. Los sistemas de ahorro en el mundo, y Colombia no es la excepción, premian el ahorro temprano, porque los rendimientos en periodos largos de tiempo pueden hacer crecer el capital de manera importante. La clave y la recomendación es no retirar el dinero para otros fines (compra de vehículo, viajes, pagar tarjetas de créditos, etc). Lo aconsejable es pensar en un valor mensual a ahorrar y hacer de cuenta como ‘si dicha plata no existiera’.
De otra parte, ante la inminente posibilidad de que las próximas generaciones tengan pensiones bastante inferiores a las actuales, también nos lleva a pensar en nuestros hijos y crear conciencia pensional en ellos.

Así las cosas, es fundamental iniciar un proceso de educación pensional a nivel familiar y personal, y convertir en tema habitual cuál será el estándar de vida durante la vejez, involucrando en esta conversación al cónyuge e hijos. Con el ánimo de que puedan iniciar la construcción de un capital pensional, que les permita tener una vejez digna y acorde a sus expectativas.

Veamos, mediante un ejercicio, la cantidad de dinero que una persona joven y con conciencia pensional podría reunir. Para los ejemplos asumiremos el cumplimiento de varias condiciones: rentabilidad real del 6 por ciento efectiva anual; pagos mensuales continuos, y ningún retiro del dinero hasta que cumpla 62 años. Utilizaremos los mismos parámetros matemáticos y actuariales de la pensión obligatoria.

Caso 1: una persona que empieza a ahorrar a los 22 años un valor mensual de 200.000 pesos, logra un capital a los 62 años de 381’535.551 pesos, lo cual se traduce en una mesada complementaria de 1’800.000 pesos, aproximadamente.

Caso 2: una individuo que empieza a ahorrar a los 22 años un valor mensual de 400.000 pesos, obtiene un capital a los 62 años de 763’071.102 de pesos, lo cual significa una mesada complementaria de 3’600.000 pesos.

Una buena forma de persuadir a un joven que ahorre es hacer la equivalencia diaria. Si son 200.000 pesos mensuales, es igual 6.666 diarios, y si son 400.000 pesos mensuales, es un ahorro diario de 13.333. Independiente del valor que cada persona pueda destinar para el objetivo en mención, de acuerdo a su flujo de caja, la clave se fundamenta en constancia en el ahorro y no retirar el dinero.

En resumen, mi consejo es que la filosofía familiar en materia pensional se base en disciplina, método y orden. La población en el mundo está envejeciendo cada vez más. Es increíble que países como España, hoy tenga más de 13.000 personas que superan los 100 años de edad. Esto puede permitirnos concluir, que nuestros hijos tendrán mucha probabilidad de alcanzar esas edades. De ahí, la necesidad de educarlos para que construyan su propia pensión desde jóvenes. Mi gran recomendación es actuar de inmediato con un plan que permita construir el capital adecuado para la pensión complementaria.

Marcelo Duque Ospina
Director de Cómo Me Pensiono

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado