Otros Columnistas
Coyuntura

Una nueva ola para la inclusión financiera

En este momento, en municipios del país se cuenta con canales transaccionales, los Corresponsales No Bancarios han venido creciendo.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
mayo 12 de 2016
2016-05-12 08:45 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Cuando el país emprendió el programa de banca de las oportunidades orientado a mejorar la inclusión financiera a través de distintas estrategias, era cierto que un alto porcentaje de la población carecía de un medio de pago para realizar transacciones, más de 400 municipios no contaban con un canal transaccional, el Banco Agrario no contaba con canales distintos a las oficinas, donde más del 50 por ciento estaban fuera de línea, y ni siquiera los programas sociales como Familias en Acción contaban con un medio de pago eficiente ni canales suficientes para pagar los subsidios. Ésta tarea era demasiado compleja. Esa era la realidad a la que nos enfrentábamos, y para bien, hoy este panorama ha cambiado favorablemente, pero existen retos muy superiores en el campo de la inclusión financiera.

En este momento, en los distintos municipios del país se cuenta con canales transaccionales, los Corresponsales No Bancarios (CNB) han venido creciendo en todas las regiones no solo bajo el liderazgo de los bancos sino también de las cooperativas de ahorro y crédito y de las instituciones microfinancieras. El Banco Agrario avanzó significativamente en la modernización, ahora ya cuenta con casi la totalidad de sus oficinas en línea, con CNB’ s, con cajeros automáticos en sus oficinas, con Banca Virtual y se propone emprender un modelo de oficina menos costoso para atender municipios con menor población. Esto significa que en la disponibilidad de canales transaccionales el país ha avanzado considerablemente.

Desde la óptica de los medios de pago también el reporte es positivo. Entre muchas acciones, se crearon las cuentas de bajo monto que dan condiciones especiales a sus poseedores, se ha incorporado tecnología para facilitar su utilización. Sin embargo, todavía un buen número de estas cuentas se utilizan solamente para el manejo de los subsidios y permanecen inactivas el resto del tiempo. Desde la mirada del acceso al crédito es positivo en la medida que el microcrédito ha logrado penetrar en distintos sectores de la base de la pirámide, principalmente en el sector urbano.

A pesar de los avances en la inclusión financiera en Colombia, es necesario plantear un nuevo reto para la inclusión financiera en el país desde el punto de vista del crédito, particularmente en el sector rural donde el nivel de penetración es todavía menor frente al observado en el nivel urbano.

Desde el punto de vista del crédito agropecuario y rural, todavía persisten fallas de mercado en los pequeños y medianos productores, donde es necesario avanzar en varios frentes:

a) Con instrumentos del manejo de los riesgos agropecuarios para dar mayor seguridad a la inversión rural y se facilite de mejor manera el acceso a los recursos para los proyectos productivos, empezando por el crédito. Actualmente la alta percepción del riesgo de las actividades agropecuarias limita el flujo de recursos de la banca al sector.

b) Mayor conocimiento de los intermediarios financieros de la naturaleza de la producción agropecuaria, de los ciclos, y de la cultura de pago de los campesinos para que las líneas de crédito respondan a los flujos del proyecto, evitando con ello un descalce entre ingresos del productor y pago de sus cuotas.

c) Si un aprendizaje quedó de la época del crédito asistido de la Caja Agraria, el Banco Cafetero y demás instituciones que otorgaban crédito de fomento es que los productores agropecuarios debe estar acompañados de asistencia técnica y articulados a redes de comercialización para hacer exitoso el proceso. Es una tarea precisa para la nueva Agencia de Desarrollo Rural. Con el Plan Colombia Siembra se está buscando esta articulación, además de un esfuerzo de servir de instrumento para potenciar las siembras en aquellos suelos con mayor potencial.

d) Generar procesos de crédito al cual puedan acceder los productores de manera oportuna, suficiente y acordes con el ciclo productivo a costos razonables. Esto implica repensar cada una de las actividades del proceso y aprovechar la tecnología para generar cambios que impacten positivamente en el acceso al crédito agropecuario. Hay que acercar mucho más el crédito a los productores. En este reto tienen un papel crucial tanto Finagro como el Banco Agrario, la banca comercial y las cooperativas financieras.

e) También es necesario potenciar el crédito rural para los pobladores base de la pirámide que ni siquiera pueden hoy acceder al crédito de pequeño productor y que desarrollan actividades distintas a las agropecuarias. A pesar de que varios intermediarios, cooperativas e instituciones microfinancieras ya están colocando recursos en este segmento la brecha todavía es grande. La gran apuesta es el papel del Fondo de Microfinanzas Rurales como eje de este proceso pero requiere disponer de suficientes recursos de distintas fuentes, entre ellos de cooperación internacional, máxime cuando estamos ad portas del postconflicto donde las zonas rurales van a ser grandes demandantes de recursos para el desarrollo rural.

Como puede apreciarse el reto de inclusión financiera en el sector rural exige adelantar acciones en distintos frentes que permitan irrigar de manera sostenible mayores recursos que contribuyan a brindar las condiciones adecuadas para aprovechar el potencial que tiene el campo de generar riqueza y asegurar mejores condiciones de vida para una población que se ha visto afectada con la violencia. Si bien el crédito debe estar acompañado de otros instrumentos de desarrollo para que tenga impacto, éste es clave para mejorar las condiciones de vida de la población rural. Esta es la nueva ola de inclusión financiera que es necesario transitar en Colombia.

Jesús Antonio Vargas Orozco
Economista - Asesor Empresarial

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado