Otros Columnistas
Administración

‘Brexit’ pone en peligro la confianza de los ‘desconocidos’

La incertidumbre causada por una votación para salir de la Unión Europea (UE) podría desencadenar un extremo cambio en los flujos de capital.

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
junio 17 de 2016
2016-06-17 05:15 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Supongamos que la campaña en pro de la salida -la cual bien pudiera llamarse Proyecto Mentira- gana el referéndum la próxima semana. ¿Cuán perjudiciales podrían ser las consecuencias económicas durante los próximos años? Por desgracia, puede que de hecho sean verdaderamente perjudiciales.

Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra, señaló cuando presentó el Reporte de Inflación de mayo que: “el Comité de Política Monetaria (MPC, por sus siglas en inglés) determina que los riesgos más significativos para su pronóstico están relacionados con el referéndum”.

Por otra parte, agregó Carney, “un voto para salir de la Unión Europea pudiera tener efectos económicos materiales -sobre la tasa de cambio, sobre la demanda y sobre el potencial de oferta de la economía- que pudieran afectar la adecuada determinación de una política monetaria”.

El Reporte de Inflación más reciente añade que la campaña ya ha causado en parte la depreciación de la libra esterlina.

El Tesoro del Reino Unido ha proporcionado un análisis exhaustivo de los riesgos a corto plazo. Este es, inevitablemente, controvertido.

Pero es importante recordar que el Tesoro es notoriamente escéptico acerca de la UE. Su hipótesis principal es que el producto interno bruto (PIB) sería un 3,6 por ciento más bajo después de dos años en comparación con lo que sería si el Reino Unido hubiera votado para quedarse, que el desempleo vería un aumento de 520.000 pérdidas de empleos y que la libra esterlina valdría un 12 por ciento menos.

En un escenario peor, el PIB sería un 6 por ciento más bajo, el desempleo aumentaría en 820.000 pérdidas de empleos; y la libra esterlina valdría un 15 por ciento menos.

El Instituto para Estudios Fiscales (IFS, por sus siglas en inglés) ha añadido que -en lugar de una mejora de 8 mil millones de libras esterlinas al año en la posición fiscal si la contribución neta a la UE disminuyera -el déficit presupuestario pudiera ser entre 20 y 40 mil millones de libras esterlinas mayor en 2019-20 de lo que hubiera sido de otra manera.

EFECTO DE TRANSICIÓN

Mucho más importante que este tipo de pronósticos inevitablemente inciertos es el análisis de los tres canales a través de los cuales el ‘brexit’ tendría efectos en el corto plazo. Estos son: el “efecto de transición”, que resultaría de la percepción de que el Reino Unido se ha empobrecido permanentemente; el “efecto de incertidumbre”, que resultaría de la ignorancia inevitable sobre el régimen de política posterior al ‘brexit’; y, por último, el “efecto de condiciones financieras”, que se generaría a través de la percepción de que el Reino Unido sería un lugar menos atractivo y más peligroso en donde invertir dinero.

Una pregunta importante es si las posibilidades pronosticadas capturan todos los riesgos relacionados. La respuesta es que no lo hacen.

El Tesoro sostiene que la economía pudiera alcanzar un “punto de inflexión”, tras el cual se obtendrían peores resultados; por lo tanto, “un choque a la libra esterlina pudiera causar una contracción repentina de préstamos en moneda extranjera a los bancos del Reino Unido”.

Dado el hecho de que aproximadamente la mitad de la financiación mayorista a corto plazo de los bancos es en moneda extranjera, una reducción del acceso a dicha financiación podría entonces causar una inestabilidad financiera todavía más significativa.

Una fuente obvia de fragilidad es el enorme déficit en cuenta corriente. Este alcanzó el 7 por ciento del PIB durante el último trimestre de 2015.

Carney ha declarado que el Reino Unido depende de “la bondad de los desconocidos" para mantener su nivel de vida actual. Dicho de una manera más precisa, depende de su confianza.

El déficit en cuenta corriente conlleva riesgos, incluso en tiempos normales. Pero la incertidumbre causada por el ‘brexit’ quizá ocasione un extremo cambio en los flujos de capital.

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

La inversión extranjera directa neta hacia el país podría colapsar, por ejemplo. Los resultados pudieran incluir una fuerte devaluación de la libra esterlina, una caída de los precios de los bonos denominados en libras esterlinas y un repentino aumento en la tasa de inflación.

Si esto fuera simplemente ocasionado por un choque negativo a la demanda, el MPC podría responder con una política expansiva. Aun así, se vería forzado a implementar políticas no convencionales, que pueden incluir tasas negativas, dadas las bajas tasas de interés.

Pero, si el ‘brexit’ también se considerara un choque negativo a la oferta (como es casi seguro que lo fuera), la argumentación en pro de las compensaciones monetarias sería más débil. Los más altos precios serían entonces una forma de efectuar la supresión necesaria de la demanda real.

Una crucial fuente de fragilidad -acerca de la cual el Tesoro naturalmente no menciona nada- es la política. Después del referéndum, el Reino Unido dejaría de tener un gobierno significativo desde cualquier punto de vista.

El Partido Conservador, con una diminuta mayoría, estaría profundamente dividido entre sus grupos pro-europeos y anti-europeos. El Partido Laborista de la oposición ya está hondamente dividido en este y en muchos otros asuntos.

Como resultado de este atolladero tendría que surgir un gobierno competente con una visión de lo que quiere lograr mediante complejas negociaciones con el resto de la UE y con el mundo.

Tendría entonces que conducir estas negociaciones con socios que tienen muchas otras preocupaciones y que tratarían al Reino Unido con una venenosa mezcla de hostilidad y desprecio.

Tendría que decidir si mantener o modificar las leyes creadas durante más de cuatro décadas de membresía en la UE y, en este último caso, cómo hacerlo.

Tendría que gestionar el impacto del ‘brexit’ sobre la coherencia del Reino Unido y sus relaciones con Irlanda. Mientras hace todo esto, tendría que gestionar la economía, la posición fiscal y las minucias de la vida política. Cualquier persona que crea que los líderes de la campaña en pro del ‘brexit’ podrían manejar todo esto está, indudablemente, usando drogas ilegales.

IMPACTO DIRECTO DE LA INESTABILIDAD

Por otra parte, es improbable que las consecuencias del ‘brexit’ se limiten al Reino Unido. El impacto directo de la inestabilidad económica británica en el mundo pudiera no ser grande, aunque la eurozona no está en posición de hacer frente a choques negativos.

Pero los efectos indirectos podrían ser significativos. Los extranjeros quizá considerarían la salida del Reino Unido como una señal de que la UE es un barco que se está hundiendo. Dentro de la UE, los nacionalistas y los xenófobos se arraigarían. Por lo tanto, el ‘brexit’ pudiera llegar a ser un crucial golpe a la UE.

Como poco, impondría una enorme desviación de atención y de esfuerzo. Sin embargo, quizá la consecuencia más importante tal vez sería que el ‘brexit’ se convierta en una representación del poder absoluto de las fuerzas populistas.

Si el Reino Unido puede elegir el ‘brexit’, tal vez Donald Trump pueda convertirse en presidente de Estados Unidos.

En resumen, el ‘brexit’ pudiera significar un gran choque económico, y no sólo para el Reino Unido. Esto se debe en gran parte a la fragilidad que lo precede y las muchas incertidumbres que lo seguirán. El referéndum es, en sí, irresponsable. El resultado bien pudiera resultar devastador.

Martin Wolf
Columnista del Financial Times

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado