Otros Columnistas
COYUNTURA

La revolución digital no da espera

Otros Columnistas
Opinión
POR:
Otros Columnistas
abril 25 de 2016
2016-04-25 07:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La transformación digital, entendida como la aplicación disruptiva de la tecnología en innumerables escenarios, ha derivado en un nuevo panorama internacional en el que la competitividad de los negocios está altamente ligada a la capacidad de las compañías de agregar tecnología como parte fundamental de su cadena de valor.

Este desafío, al que se enfrentan las empresas en la actualidad, no solo plantea la imperiosa necesidad de implementar procesos tecnificados, sino que demanda también una industria TI dotada de talento humano capaz de generar soluciones innovadoras.

Se necesita que estas personas den respuesta a los desafíos que enfrentan las compañías en medio de la denominada ‘economía digital’, que ha modificado la relación entre las industrias y sus clientes.

Estas son necesidades que Colombia ha entendido desde comienzos de la presente década y que tienen respuesta desde el ‘Plan Vive Digital’ para la gente, con el que se fomenta el crecimiento e internacionalización de la Industria TI, al tiempo que se incrementa el talento en términos de calidad y cantidad para dicho sector.

Un paso clave en aras de fortalecer el sector TI es la articulación de actores como clústeres, academia, Gobierno y sector productivo, para desarrollar programas académicos que respondan a las necesidades de la industria.

Precisamente, una de las apuestas del ‘Plan Vive Digital’ para la gente, a través de la iniciativa de Talento TI, es promover la formación de los colombianos en carreras con este enfoque para impulsar la competitividad, la investigación, la innovación y la proyección internacional de este sector dentro del país.

En realidad, necesitamos formar más y mejores profesionales en áreas TI para potenciar procesos productivos en diferentes sectores de la economía, a través de soluciones e innovaciones de base tecnológica.

Otro de los retos es mejorar la competitividad de la industria de tecnología e información en mercados nacionales e internacionales, entendiendo que éste se ha consolidado como un sector económico promisorio, capaz de dinamizar la oferta y demanda de servicios para la banca, el sector energético y bancario, el turismo, el agro, los servicios educativos o la construcción, entre otros.

En este sentido vamos avanzando en la dirección correcta. Cifras oficiales muestran que entre el 2012 y el 2015 las exportaciones de contenidos digitales crecieron 45 por ciento, mientras que en materia de software y TI el aumento alcanzó el 36 por ciento.

Con el fin de continuar esta tendencia de aumento en las ventas y exportaciones de productos y servicios de esta industria, apoyamos a través de un convenio entre el Ministerio de la Tecnología de la Información y las Comunicaciones (Mintic) y ProColombia la participación de empresarios y emprendedores en ferias, ruedas de negocios y eventos de carácter internacional claves para la proyección y networking de este renglón de la economía.

En el actual contexto de economía global, muchas regiones del mundo, entendiéndose éstas como zonas geográficas dentro de los países que comparten atributos socioeconómicos, ambientales y culturales similares, han definido su estrategia de competitividad e inserción en el mercado mundial, a partir de la especialización de su aparato productivo.

Ante la necesidad de proyectar a la industria TI en mercados internacionales a través de la llamada estrategia de especialización inteligente, buscamos que la industria TI especialice su portafolio de productos y servicios en sectores, de acuerdo a las capacidades del país.

Esto es en cuatro focos: salud, Gobierno, turismo y agro, y de la mano de diez clústeres de ocho regiones del país, le apuntamos a promover el desarrollo de productos y servicios de la industria TI que sean acordes a la vocación y capacidad regional industrial, abarcando sectores como el de servicios financieros, logística, energía, agroindustria o animación y contenidos digitales, entre otros.

Contar con mayor calidad en el desarrollo de productos de software y servicios relacionados es otro de los quehaceres de la industria.

A 2018 en el Mintic tenemos como meta multiplicar por tres las empresas con modelos de calidad implementados. A la fecha hemos apoyado a 123 firmas en la adopción de estos modelos, de las cuales 107 ya han alcanzado certificaciones internacionales.

Este conjunto de tareas que hemos definido como parte del proceso de fortalecimiento de nuestra industria de tecnología e información debe venir acompañado también de un crecimiento del sector, por lo que el reto es aumentar el número de empresas y generar nuevos empleos a través de iniciativas que estimulen el emprendimiento y la empleabilidad.

En 2012, el subsector de software y servicios asociados de Colombia tenía unos 39.430 empleados, y en el 2015 aumentó a 70.318.

El tren de la revolución digital y los cambios de los que vienen repletos sus vagones no dan espera, por eso estamos impulsando servicios y productos TI de alta calidad, que nos ayuden a focalizar la oferta y que le permitan a nuestras empresas jugar en las ‘grandes ligas’ de la industria. Esto es un componente clave en nuestro objetivo: que Colombia sea protagonista de la bonanza digital.

David Luna
Ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado